Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

5 de Julio de 2013

El juicio de Sergio Villalobos al escenario pos primarias: “Todos los candidatos han exhibido rasgos populistas”

El premio nacional de Historia 1992, Sergio Villalobos, publicó una columna en El Mercurio, analizando el escenario en que quedó la política del país luego de las elecciones presidenciales primarias. Para eso, el autor realiza un amplio recorrido por la historia de las ideas del liberalismo y el marxismo por el mundo. “Desde que el […]

Por

El premio nacional de Historia 1992, Sergio Villalobos, publicó una columna en El Mercurio, analizando el escenario en que quedó la política del país luego de las elecciones presidenciales primarias. Para eso, el autor realiza un amplio recorrido por la historia de las ideas del liberalismo y el marxismo por el mundo.

“Desde que el hombre comenzó a razonar sobre su destino político y social, aparecieron doctrinas que aspiraron a guiar sus pasos. Han sido simples elucubraciones, planteamientos abstractos y también cuerpos ideológicos manejados por organizaciones partidistas, valiéndose de la persuasión y a veces de los medios violentos. La reciente elección primaria ha mostrado las tendencias ideológicas que operan desde hace dos siglos y no cejan en el propósito de imponerse. Afortunadamente, en nuestro país ha ido primando la cordura y hoy día se plantea un futuro razonable”, parte diciendo.

“El liberalismo fue la doctrina triunfal durante el siglo XIX, con su confianza en el individuo y la libertad de acción en la economía y la política. El resultado fue sorprendente: capitalización, inversión, producción, comercio y progreso material, a la vez que los ciudadanos comenzaron a disfrutar de mayor libertad y participación en la política. Según los pensadores del liberalismo, los beneficios de la libre empresa debían derramarse al resto de la sociedad hasta los sectores más modestos. Ello ocurrió en parte, aunque quedaron bolsones de pobreza que por el momento fueron ignorados”, sigue.

“Paralelamente, con poca fuerza en un comienzo, se iniciaron ideologías socialistas, comunitarias, estatistas y anarquistas que con voz estridente llamaron la atención hacia los estratos populares. A medida que avanzó el siglo XX, el marxismo pasó a tener un papel tutelar en el bajo pueblo y, en cierta medida, en los sectores medios. Las contradicciones sociales y económicas debían terminar con una revolución que condujese al poder del proletariado. Había que destruir el sistema y para ello cualquier método era bueno”, continúa.

Sin embargo, según el historiador el fracaso del marxismo no tardó en llegar: “El marxismo parecía una fuerza triunfal, pero su fracaso se expresó desde el primer momento. Nunca ocurrió el levantamiento proletario que debía terminar con el sistema capitalista, burgués y liberal. En cambio, la revolución se impuso en la Rusia rural y nobiliaria y debió ser afianzada por el ejército y la policía rojos. La historia de la Unión Soviética es conocida: dictadura del proletariado, millones asesinados, encierro territorial e ideológico, difícil desarrollo económico orientado al poderío militar, pobreza generalizada y, finalmente, el derrumbe”.

“Desde hace muchas décadas, el marxismo sistemático derivado de las ideas de Karl Marx y del comunismo militante se ha desintegrado notoriamente; pero no ha dejado de existir. Se ha diluido en tendencias dispares y nebulosas difundidas en inmensos sectores por todo el mundo y ha constituido una especie de mentalidad subyacente, aun en quienes lo rechazan abiertamente. Singular fenómeno que muestra la influencia sutil de las ideas marxistas, sin reconocer el origen”, añade.

Respecto a la realidad local, Villalobos considera que todos los candidatos presidenciales caen en el populismo: “En nuestro país el panorama es evidente y se ha mostrado en las elecciones primarias. Todos los candidatos y sus organizaciones han exhibido rasgos populistas, muy marcados o tenues, concordando de esa manera con el gran fenómeno que vivimos. Pero a la vez la tendencia del liberalismo ha estado presente y todos los sectores, de alguna manera, la han hecho suya”.

“Chile disfruta de un alto grado de tranquilidad y pareciera que la persona que gane la Presidencia de la República deberá tener un sentido de equilibrio si desea alcanzar el éxito y la estabilidad”, cierra esperanzado.

Notas relacionadas