Magdalena Kwiatkowska, una adolescente polaca de 13 años, es la protagonista de un dramón después de sus vacaciones familiares. La niña dice haber quedado embarazada tras chapotear en una pileta que supuestamente contenía semen entre sus aguas, en el hotel egipcio donde vacacionó.

La madre de la niña, según el diario Crónica, demandó al hotel porque cuando su hija volvió a Polonia tras las vacaciones estaba embarazada. Y la mujer aseguró a ojos cerrados que su hija no tuvo relaciones con ningún hombre mientras estuvo en el hotel, por lo que el hotel árabe sería el responsable del nieto que viene en camino.

Tanto así que la futura abuela quiere seguir adelante con el caso y obtener al menos una indemización por el accidente. De hecho, la oficina de Turismo de Polonia ya habría recibido una denuncia de la señora Kwaiatkowska por este hecho.