La cadena de tiendas Ripley obtuvo beneficios netos por unos 38,8 millones dólares entre enero y septiembre de este año, cifra que representa un incremento del 22,4 % interanual, según informó hoy la empresa.

Este desempeño se explica, según la compañía, por la estrategia comercial que ha adoptado, la cual “privilegia los márgenes de ganancia y promueve un mejor manejo de los inventarios”.

En sus estados financieros, la firma precisó que los ingresos en ventas minoristas crecieron un 2,7 % durante los primeros nueve meses del año, esto en comparación con el mismo periodo de 2012.

En esta línea, el margen de las ventas pasó de 24,8 % entre los meses de enero y septiembre de 2012, a 26,5 % en el mismo lapso del 2013, de modo que el aumento en márgenes y en ventas se tradujo en un 9,9 % más del margen bruto.

Según el documento enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), otra área que ha influido en los resultados es la tarjeta Ripley, cuyos ingresos registraron un alza de 3,4 % a causa del aumento en la cartera promedio de 4,3 %.