Si el miedo es una respuesta natural para la sobrevivencia ante el peligro o una amenaza, ¿por qué hay gente que busca el miedo? El portal The Atlantic habló con la doctora y socióloga Margee Kerr, quien es una experta en el campo del miedo.

Vía Kienyke

¿Por qué a algunas personas les gusta que las asusten y a otras no?

No a todo el mundo le gusta asustarse y casi nadie querría tener una verdadera experiencia que ponga su vida en peligro. Pero hay muchos de nosotros quienes disfrutamos esa experiencia. En primer lugar, la respuesta de estrés agudo puede hacer que uno se sienta muy bien. Hay evidencia de que esto no solo se trata sobre una opción personal sino de la química del cerebro. Nuevas investigaciones demuestran que la gente genera diferente respuestas químicas ante diferentes situaciones. Una de las principales hormonas que se generan durante actividades miedosas o muy emocionantes es la dopamina, y resulta que algunos individuos disfrutan más la dopamina que otros. Esto es porque los cerebros de algunas personas carecen del “freno” para soltar y retener la dopamina en el cerebro, y lo que quiere decir es que algunas personas realmente disfrutan lo miedoso, riesgoso o muy emocionante, y otras no.

Muchas personas disfrutan las situaciones miedosas porque les deja un sentimiento de haber logrado algo, lo que infla la autoestima. Sin embargo, asustarse a sí mismo no es algo que todo el mundo disfrute y esto se debe a razones psicológicas y personales. Hay personas que jamás volverán a una casa embrujada porque lo hicieron cuando eran niños y quedaron traumatizados para toda la vida. Y es que los químicos que genera el cerebro durante una experiencia de estrés agudo forman fuertes memorias que pueden ser altamente traumáticas e inolvidables.

Miedo, Kienyke

¿Qué sucede en el cerebro cuando sentimos miedo? ¿Es diferente estar asustado de forma divertida versus estar realmente asustado?

Para disfrutar una situación miedosa debemos estar seguros de que estamos en un ambiente seguro. En este caso se trata de disfrutar la adrenalina, las endorfinas y la dopamina, pero en un espacio absolutamente seguro. Los sentidos están directamente relacionados a nuestra respuesta al miedo y activan una reacción física, pero nuestro cerebro tiene el tiempo de procesar que estas no son verdaderas amenazas. El cerebro es, de hecho, rápido como la luz para detectar falsas amenazas.

¿Hay cualidades en común para aquello que produce miedo en las diferentes culturas, o es diferente según la cultura?

Una de las cosas más interesantes sobre los estudios del miedo es observar las construcciones sociales del mismo, y los miedos aprendidos versus esos miedos que parecen ser innatos o hasta genéticos. Las personas pueden resultar asustándose con cualquier cosa. A través del condicionamiento del miedo (conectar un estímulo negativo con una consecuencia negativa) se puede conectar casi cualquier cosa a una respuesta al miedo. Uno puede aprender a temer, y esto quiere decir que nuestra socialización y la sociedad en la cual nos criamos tendrán mucho que ver con aquello que encontremos miedoso.

Miedo, Kienyke

Cada cultura tiene sus propios monstruos superhéroes, pero todos tienen ciertas características en común. Todos los monstruos de alguna manera desafían las leyes generales de la naturaleza: algunos han vuelto del más allá, y también hay cierto tipo de criaturas que no son humanas o son semi-humanas.

Sigue leyendo haciendo click aquí.