La combinación espejo-persona ya de por sí puede ser bastante peligrosa, pero si añadimos un ingrediente más como son los teléfonos con cámara de fotos, el resultado puede ser explosivo. De hecho, las fotografías que se toman de uno mismo con el teléfono frente al espejo ya conforman un nuevo género fotográfico que de aquí a unos años se estudiará en todas las escuelas de imagen.

Vía CookingIdeas

Así es, las autofotos o selfies se han popularizado tanto, que a día de hoy es casi imposible encontrar a un solo ser humano sobre la tierra que, poseyendo un móvil con cámara, jamás se haya tomado una selfie o foto de sí mismo. Es más, los diccionarios Oxford han nombrado a selfie palabra del año en inglés.

A veces, las autofotos o selfies son creativas y verdaderas obras de arte; pero otras, el resultado roza lo escalofriante, tras hacer un rápido recorrido por lo grotesco y lo vulgar. He aquí una lista de algunos tipos de autofotógrafos que pueblan esta modalidad “artística”:

baño1

Los que se fotografían en el cuarto de baño

Esta es la categoría reina de las autofotos. El baño es ese lugar de la casa en el que siempre hay un espejo y en el que más intimidad se logra. Los usuarios, o bien acuden al baño a hacerse una foto, o bien aprovechan que acaban de ver su imagen frente al espejo y les ha parecido interesante, por lo que no dudan en desenfundar sus teléfonos para inmortalizar ese momento.

sexy2

La madre sexy

Cuando te conviertes en madre, tus hijos pequeños son una extensión de ti misma que jamás se separan de ti, te perseguirán por todas partes. Por eso, muchas mujeres que quieren sacarse autofotos en poses sexis, tienen el gran problema de cómo mantener lejos a las criaturas para que no salga en la foto. A veces lo consiguen, a veces no.

espejo

Los que no ven el peligro al otro lado del espejo

El peligro que tiene fotografiarse frente a un espejo es que muchas veces estos muestran cosas que no nos damos cuenta. Al estar enfrascados en la tarea de autofotografiar nuestra imagen, muchas veces ignoramos el resto de elementos que quedan a nuestra espalda, hasta que alguien nos advierte de su embarazosa presencia.

tienda

Secundarios en situaciones incómodas

Muy relacionado con lo anterior, se trata de fotos en las que sin querer, -o queriendo, es difícil saber- quedan retratadas personas en situaciones muy embarazosas (en el retrete, desnudas, haciendo cosas que mejor que nadie vea, con gestos ridículos, etc.) y que acaban arruinando la foto al convertirse ellos en el centro de atención.

novato

El novato/ el malo

Nadie nace sabiendo, y esto también se aplica a la autofotografía. Los fotógrafos novatos suelen sacarse fotos fallidas: desenfocadas, partes del cuerpo fuera de encuadre (no a propósito), oscuras… Resumiendo, esas fotos que es mejor borrar y volver a intentar. Sin embargo, por algún motivo, deciden seguir adelante y las comparten.

autofotos2

Los sex symbols

Cuando sabes o piensas que tu cuerpo es de pecado o que eres el más bello del mundo, no dudas en autofotografiarte a diestro y siniestro. Estos usuarios tienen sus teléfonos “petados” de fotos de ellos mismos en poses sexys frente al espejo. Mostrando pechonalidad, sacando músculo, un primerísimo plano de su cara, ligeros de ropa, etc.

malote

El malote 

Hombres y mujeres canallas o agresivos, que son muy duros o al menos aparentan serlo, fotografiándose frente al espejo en poses amenazadoras, portando armas, su material para la fechoría que están a punto de cometer o las consecuencias de su violenta ira. Una opción muy poco inteligente cuando se trata de hacer el mal y actos ilegales, pues casi seguro acabarán pillándoles.

photo

Los photoshopeados

No contentos con el resultado de la foto o, simplemente para realzar algunas partes de sus cuerpos, estos fotógrafos someten sus instantáneas a un descabellado retoque fotográfico que por lo general roza lo grotesco. Aumentos de pecho desproporcionados, maquillaje a brochazos, reducciones de cintura, florecimiento de abdominales corta-pega, calvicies que se convierten en melenas… Todo un museo de los horrores de cuerpos retocados.