El arreglarse las cejas está bien. Es un proceso doloroso casi exclusivo de las mujeres, hasta la llegada de los wachiturros. De todas formas, esto se debe hacer siempre con cuidado y pensando en la estética, no como estos 12 ejemplos de personas, recopiladas por La Patilla, que fueron muy lejos en el proceso de darle forma a esta parte del cuerpo.