Vía Gonzoo

En 1911 el aventurero estadounidense Hiram Bingham III redescubrió el poblado de Machu Picchu. Este sirvió de aliciente para que en 1981 llegara a la gran pantalla un personaje prácticamente calcado él de la mano del cineasta George Lucas. Ambos profesores y arqueólogos, ambos con las mismas vestimentas y un mismo hobby: las aventuras. ¿Su nombre cinematográfico? Indiana Jones.

Bingham III, profesor de universidades como Harvard o Princeton, recogió cerca de 50.000 piezas arqueológicas de las ruinas de Machu Picchu. Además de todos estos tesoros, también relató su aventura en un libro que vería la luz en 1948 bajo el título ‘La ciudad perdida de los Incas’. Pese a que George Lucas nunca lo ha afirmado ni desmentido, las similitudes entre Jones y Bingham son evidentes.

Otra de estas sagas míticas de Hollywood, ‘El Padrino’, cuenta con un personaje que también podría estar inspirado en alguien real. ¿Quién no recuerda al cantante y actor Johnny Fontane? Fontane, uno de los ahijados del Padrino, Don Vito Corleone, llegó a la fama gracias al poder de la mafia. ¿En quién se inspiró Francis Ford Coppola para su personaje?

El propio cineasta ha reconocido que el personaje está inspirado en el también cantante y actor Frank Sinatra. Las similitudes entre ambos son obvias: ambos fueron cantantes y actores famosos con éxito entre las mujeres, a los que siempre les gustaba ir de punta en blanco. También destaca la relación de ambos con miembros de la mafia.

Personajes a partir de vivencias personales

El escritor Arthur Conan Doyle vio en su profesor de universidad Joseph Bell un personaje que debía ser explotado en el mundo de la literatura. El médico y profesor escocés era un experto en investigación analítica, estudiaba la manera de comportarse de las personas, lo que le otorgó una gran reputación entre sus alumnos. Los rumores de aquella época comentaban que Bell colaboró en la investigación para desenmascarar a ‘Jack el Destripador’.

El detective Sherlock Holmes también destacaba por su razonamiento deductivo y su observación. El profesor escocés, reconocido fan de Sherlock Holmes, incluso escribió el prólogo de una de las novelas de Conan Doyle.

Otro de esos directores que ha reconocido basarse en vivencias personales para crear un personaje es Matt Groening, creador de Los Simpsons. Groening ha comentado que la mayoría de sus personajes están sacados de su infancia en Portland. La familia amarilla más conocida del planeta está creada a partir de la propia familia de Groening. El padre de Matt se llama Homer, a su madre la llaman de manera cariñosa Marge, sus dos hermanas se llaman Lisa y Maggie y el se autodenomina Bart, un anagrama de la palabra inglesa ‘Brat’, que se traduce como ‘mocoso’.

Uno de los secundarios más conocidos de la serie, Krusty el payaso, también está basado en un personaje real. Resulta que Krusty es en la vida real el payaso Rusty Nails, comúnmente conocido como ‘Rusty the Clown’ (Rusty el payaso). Creado por James H. Allen, contó con varios espacios televisivos en la televisión de Portland, shows que por supuesto el niño Matt Groening no se perdía.

El verdadero Walter White

Desde 1988, un hombre trabaja cocinando metanfetamina para dar a su familia una vida mejor. ¿Su nombre? Walter White. Muchas son las similitudes entre este cocinero y el interpretado por Bryan Cranston para la serie Breaking Bad. Tanto es así que hasta le han dedicado un documental.