Debido al calvario y la “tortura” que ha vivido desde 2007 hasta la fecha, la joven que fue filmada en un acto de connotación sexual cuando tenía 14 años -conocido como “wena Naty”- presentó un recurso de protección en contra de la Fundación Santiago a Mil, a raíz de la obra “Sentimientos” de la Compañía “La Niña Horrible” que se exhibirá entre el 16 y el 19 de enero en la sala de DUOC.

La acción legal -que solicita la paralización de la obra- fue ingresada el pasado 2 de enero, siendo acogida a tramitación por la Primera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, quedando pendiente el análisis judicial del fondo del recurso para su posterior fallo.

En el libelo la joven -cuya identidad este medio se reserva- asegura que se están vulnerando sus derechos constitucionales de manera ilegal y arbitraria, que se atenta contra su salud mental y su vida privada, debido a que la mentada obra se basa íntegramente en los hechos que fue víctima.

“Ahora bien, una obra de teatro que basada en mi historia que consta en mi catalogación como víctima de un delito del Código Penal que patrocina la Fundación Santiago a Mil… lo único que logra es exponer un hecho oscuro, macabro que aún no logro superar y si estos hechos siguen repitiéndose y… no he podido recomponer mi vida personal y social… los tratamientos sicológicos aún no logran ayudarme a superar el trauma”, señala la presentación.

Y sigue: “Lo mínimo es que una organización (Santiago a Mil) pida mi autorización, gestión que no ha realizado”.

El informe Romero

A través de su abogado Tarek Leoz solicitó al tribunal de alzada capitalino la llamada orden de no innovar, con el fin de paralizar la obra antes que se discuta el fondo del recurso. Sin embargo, la Cuarta Sala de la Corte, donde quedó radicada la causa, la denegó, pero inmediatamente le solicitó un informe a la Fundación Santiago a Mil, cuya representante legal es Carmen Romero, para que responda a las imputaciones. El documento debiera ser ingresado la próxima semana.

La afectada recordó que a mediados de 2013 recurrió de protección contra la misma compañía de teatro, “porque no se enmarcaba en ningún festival”.

Sin embargo, agregó que los actores realizan un “aprovechamiento… basado en el dolor que he sufrido todos estos años”

Acoso de profesores y alumnos

La joven hace un relato pormenorizado de su vida en el recurso desde que se difundió el video: “La Fundación Santiago a Mil publicita dicha obra tratando los dramáticos episodios que me tocó vivir en agosto de 2007. A la fecha tenía 14 años, cursaba primero medio y sin mi consentimiento ni autorización, las personas que grabaron el video lo difundieron de celular en celular al interior del establecimiento en que estaba estudiando, entonces el colegio La Salle. Deciden expulsarme, estigmatizándome y condenándome a perder el año escolar”, relató.

En 2008, sigue la joven, se publicó un reportaje de la revista “YA” que reveló datos de su familia. En 2009 “Chilevisión promociona una teleserie que está basada en mi vida, lo que obliga a mi familia solicitar una protección. Felizmente intervino el Sename, que logra con el canal un cambio en el guión y el resguardo de mi identidad”.

La cosa sigue de mal en peor: “En 2010 por todas las situaciones de acoso, por indicación del sicólogo, me retiran del colegio para dar exámenes libres”.

Al año siguiente, el 2011, ingresó a un instituto para terminar la enseñanza media: “Se produce un constante acoso y ansiedad colectiva al saberse que era la protagonista del famoso video. A consecuencia de esto dejo de asistir a clase nuevamente y me veo obligada a rendir exámenes libres para terminar el año escolar”

Según su relato en la red se publicaron también sus datos personales, incluso el puntaje de postulación a la universidad, dirección y teléfono.

“En la universidad se enteran de esto, siendo observada tanto por mis compañeros como profesores, acosada y bombardeada con preguntas que no tenía ganas de responder. Por esto tengo una baja en mi desempeño académico”, insiste la atribulada joven.

Cambio piolita

Fuentes de la Fundación confirmaron la presentación de la acción legal e indicaron que existe “preocupación”, debido a que puede empañar el Festival Santiago a Mil que por estos días se desarrolla en la capital en distintas salas.

De hecho en la web de Santiago a Mil se cambió la reseña de la obra después de la presentación del recurso, mas no de la programación que se entrega al público.

En esta última dice así: “Basada en la noticia conocida en 2007 como “wena Naty”, aborda los secretos e inseguridades de la adolescencia frente a una maternidad fuerte y una sociedad enjuiciadora”. La referencia al video, como se lee más arriba, fue borrada.

Vea la página 44 del programa de Santiago a Mil