Una profesora gringa, llamada Kaitlin Pearson, fue suspendida de sus funciones tras publicar una serie de calentonas fotos en sus cuenta de Facebook e Instagram.

Según consigna SoyChile, la chiquilla, de 23 años, se despeñaba en la escuela South Street Elementary School de Massachusetts, Estados Unidos, labor que compartía sin problemas trabajando como modelo en sus ratos libres.

Sin embargo, su suerte cambió cuando el director del establecimiento recibió un mail anónimo, en el que le adjuntaban las imágenes hot. De inmendiato, el villano de la historia decidió poner a la soñada profesora en “licencia administrativa” y suspenderle el sueldo.

Esto, pese a que la joven no oculta su atracción por la fotos y las pasarelas, puesto que sus perfiles en las redes sociales son “abiertos” e incluso posó en la portada de una revista local.

Ante ello, el director del colegio argumentó que su equipo “no busca a las personas en Google antes de contratarlas”.

Para que juzgues por ti mismo, a continuación una muestra de las imágenes de la polémica: