El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo hoy que le sorprendió recibir una invitación para asistir a la investidura en marzo de la mandataria electa Michelle Bachelet, y que evaluará si asiste a la ceremonia.

“Acaba de llegar la invitación a Palacio y la estamos evaluando para participar en la transmisión de mando. Me ha sorprendido esta invitación que está en mesa”, afirmó el mandatario, al ser consultado sobre si asistiría a la investidura de Bachelet.

Sus declaraciones ocurren en medio de la tensión bilateral por la demanda marítima que Bolivia presentó el 24 de abril de 2013 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

En 2006, Morales y Bachelet establecieron una inédita agenda de diálogo de 13 puntos que incluyó por primera vez la reclamación marítima, pero no llegó a nada concreto en ese punto.

Según el Gobierno boliviano, el acercamiento no prosperó y se complicó con la Administración de Sebastián Piñera, lo que ha tenido como consecuencia la presentación de la demanda en La Haya.

Hace unos días, el canciller boliviano, David Choquehuanca, afirmó que la culpa de la ruptura del diálogo fue del Ejecutivo de Piñera, después de que su homólogo Alfredo Moreno dijera que fue Bolivia la que lo rompió.