Luego que se conociera la muerte del guitarrista Paco de Lucía en México, la revista Esquire en España confeccionó una lista que la bautizó como “Diez razones para llorar a Paco”. “Paco ha muerto como mueren los grandes, por sorpresa, lejos y de buena mañana”, dice la introducción del redactor Andrés Rodríguez.

En ellas, explican su infancia y lo fundamental que fue su padre para su formación. Antonio Sánchez, un vendedor ambulante según Squire que tocaba la bandurria, fue quien lo llevó a los estudios Philips, donde comenzó a grabar sus primeras composiciones.

En la crónica también se detalla que de Lucía nunca quiso pertenecer al “Star System” y que prefería hacer una gran gira por EEUU y Japón y luego descansaba durante años. “Casi no tocaba la guitarra en esos períodos, pero sus dedos, mantenían el oficio del viejo maestro”.

En otro punto Rodríguez destaca que “Paco de Lucía revitalizó los lazos entre el flamenco y la guitarra de jazz. De acuerdo que Miles Davis ya había grabado Sketches of Spain, pero Paco nos trajo un álbum memorable con Al Di Meola y John McLaughlin. Escuchar el disco en directo Friday Night in San Francisco es una delicia”.

Respecto a otros aspectos de su vida, en la publicación cuentan que a Paco de Lucía le gustaba bucear, pero lo hacía a puro pulmón, sin estanques de oxígeno. “Y comer lo que pescaba. A Paco no le gustaban los periodistas, ni las fotos… ya no tenía ganas de ruido mediático. No tenía nada que contar que lo dijese su guitarra”.

Aquí algunas de sus composiciones: