Debido a un choque automovilístico protagonizado por un conductor borracho, una desafortunada pareja recién casada terminó su noche de bodas en el último lugar donde habrían querido estar en ese momento: internados en la UCI de un hospital.

Según relata el diario HoyxHoy, a eso de las 4 de la mañana Alejandra Avendaño y Eric Solar salieron a bordo de un taxi del Club Hípico, -lugar en el que hicieron su fiesta de matrimonio-, rumbo a su casa. Todo era felicidad hasta que al llegar a la intersección de las calles Dublé Almeyda y José Pedro Alessandri un chofer ebrio y reincidente, Giorgio Lathrop Rossi, se pasó una luz roja e impactó el auto por el costado en el que iba la novia.

“Yo pensé que estaba muerta”, dijo Solar contando que al recuperar el conocimiento vio a su mujer, quien resultó con múltiples fracturas y con el hígado y pulmones comprometidos, con su vestido teñido rojo por la sangre.

Pese al feroz accidente, Alejandra se encuentra estable y con un tiempo de recuperación estimado en al menos siete meses. El borracho, por su parte, ya fue formalizado y arriesga una pena de tres años de presidio, una multa de hasta $495.156, y la suspensión de por vida de su licencia de conducir.