Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

3 de Abril de 2014

Texas ejecuta a un preso, después de que el Supremo de EE.UU denegara súplica de abogados

Foto extraída de Youtube El sistema penitenciario de Texas ejecutó hoy al preso Tommy Sells, después de que a última hora el Tribunal Supremo de EE.UU. denegara la súplica de los abogados y su denuncia de falta de transparencia en el origen de los fármacos que se usan en la inyección letal. La muerte del […]

Por

Foto extraída de Youtube

El sistema penitenciario de Texas ejecutó hoy al preso Tommy Sells, después de que a última hora el Tribunal Supremo de EE.UU. denegara la súplica de los abogados y su denuncia de falta de transparencia en el origen de los fármacos que se usan en la inyección letal.

La muerte del preso, certificada a las 18.27 hora local por el Departamento de Justicia Criminal de Texas, se produjo tan solo 30 horas después de que una juez federal de Houston paralizara la orden de ajusticiamiento.

A contrarreloj, la decisión de la magistrada, que alegaba falta de información sobre los proveedores de la fórmula química letal, fue recurrida por el estado de Texas, bloqueada por una corte de apelaciones y finalmente el Supremo denegó la súplica a los demandantes.

Tommy Sells, de 49 años, fue condenado a la pena capital por apuñalar y matar a una niña de 13 años y confesar otros asesinatos.

Los abogados Maurie Levin y Jonathan Ross lamentaron en un comunicado la decisión e insistieron en la falta de transparencia de Texas: “Creemos que cómo elegimos ejecutar a nuestros presos nos refleja como sociedad”.

La súplica redactada por los letrados, que fue denegada, denunciaba “la práctica creciente de ocultar los métodos y la procedencia de los fármacos” del escrutinio público y advertía del probable incumplimiento de la octava enmienda constitucional, que trata de evitar el dolor innecesario en los condenados a muerte.

El texto, que llegó hoy a manos del Tribunal Supremo, también recogía ejemplos de ejecuciones de los últimos meses en varios estados con denuncias sobre el dolor físico que los ajusticiados sentían al administrarles pentobarbital, el fármaco que usa últimamente el sistema penal texano.

“Ejecuciones recientes evidencian estos peligros”, subrayaba la súplica de última hora, facilitada a Efe. “La manera en que son ejecutados es sujeta a los requisitos para un proceso justo”.

En la orden judicial que paralizó este lunes durante unas horas la muerte del reo, también se bloqueaba la ejecución del mexicano Ramiro Hernández Llanas, prevista para el próximo miércoles 9.

En el caso del mexicano, su ejecución se mantiene por ahora paralizada, ya que la corte de apelaciones que dio la razón al estado de Texas solamente se refiere a Sells.

De hecho, el caso de Hernández Llanas será valorado también por la Corte de Apelaciones del Circuito Quinto en los próximos días, pero por un tribunal formado por tres magistrados diferentes, subrayaron hoy a Efe asesores jurídicos en el caso.

Varios estados cuentan con normativas para mantener en secreto la información relativa a los proveedores de los fármacos y hay diferentes casos judiciales abiertos en este sentido.

Temas relevantes

#ejecutar#texas#Tommy Sells

Notas relacionadas