Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

8 de Junio de 2022

El desolador relato de niña que se cubrió en sangre para sobrevivir tiroteo en Texas: “Le dijo a mi maestra ‘buenas noches'”

El desolador relato de niña que se cubrió en sangre para sobrevivir tiroteo Captura de Twitter

Miah Cerrillo narró la durísima de experiencia de vida que le tocó vivir en la escuela Robb de Uvalde producto del tiroteo que acabó con la vida de 21 personas, entre las que había 19 menores de edad.

Por The Clinic

Una insólita experiencia de vida enfrentó una niña de 11 años llamada Miah Cerrillo quien sobrevivió al tiroteo ocurrido en Uvalde, Texas el pasado 24 de mayo producto del uso que le dio a la sangre de sus compañeros.

La estudiante, que se transformó en una de las únicas personas en poder contar lo que ocurrió, debió entregar su testimonio ante el Congreso de los Estados Unidos. Fue allí donde narró el modo en el que logró huir de una muerte segura producto de la masacre que inició Salvador Ramos.

De esta forma, contó en medio de su intervención, en todo momento siendo vista por su propio padre, el modo que utilizó para eludir a la muerte. De esta forma, cuenta que en un punto, ya iniciados los disparos, el asesino salió de la habitación en la cual se encontraba. Fue allí, en medio de esos segundos clave, que decidió cubrirse con la sangre de uno de sus compañeros, según recogió la BBC.

“Cuando fui hacia las mochilas, le disparó a mi amigo. Estaba justo a mi lado”, comentó en medio de su intervención. De esta forma, narró el momento clave de la jornada que hoy la tiene con vida. “Pensé que iba a volver a la sala. Decidí tomar la sangre y me la puse en todas partes”, explicó en el cruento relato que emocionó a los presentes.

Cómo logró sobrevivir

Tras estos eventos, la niña Miah Cerrillo cuenta que, ya cubierta en sangre, y al comprobar que el tiroteo se había detenido, decidió llamar por ayuda. “Agarré el teléfono de mi profesora y llamé al 911”, contó. “Les dije que necesitábamos ayuda. Que mandaran a la policía a la sala“, comentó.

Sin embargo, debió esperar allí otros minutos, ya que el asesino permaneció atrincherado en la escuela alrededor de largos 90 minutos. Producto de esto es que hubo una intensa crítica a la demora que tuvieron las autoridades para responder a lo acontecido.

Un recuerdo, por otro lado, sobresale sobre la joven. Esto ya que cuando Salvador Ramos ingresó a su sala ocurrió uno de los momentos que será difícil borrar de su cabeza. “Le dijo a mi maestra ‘buenas noches’ y le disparó en la cabeza”, confesó ante los espectadores atónitos.

Notas relacionadas

Deja tu comentario