Defensa de la descuartizadora de Molina sostiene que sufría de depresión post parto

Durante el medio día de este martes, se realizó la audiencia sobre el caso de Rossana Valdés Caro (34), quien confesó que mató, descuartizó y posteriormente cocinó a su pareja, Claudio Muñoz (43). La defensa de Valdés, Carolina Gutiérrez, afirmó que podría sufrir de depresión post parto, debido a que tiene un hijo de solo ocho meses.

“Vengo a declarar por un hecho que va a ser motivo de televisión”, señaló Valdés en el momento que confesó el crimen. Tales palabras fueron las que utilizó Mónica Barrientos en el Juzgado de Garantía para conseguir que la mujer estuviera presa durante el periodo de tiempo en el que se desarrolle la investigación de los hechos, según indica La Segunda.

Carolina Gutiérrez, abogada de la imputada, precisó que Valdés “no representa ningún peligro para la sociedad”.

Además, Gutiérrez sostuvo que la mujer fue víctima de violencia intrafamiliar por años, y expuso las denuncias que había realizado ante Carabineros. Agregó que Valdés había sido madre de manera reciente, por lo que “podría estar siendo víctima de una depresión post parto”.

Según Barrientos, “ella llegó con una actitud muy calmada y tranquila a la comisaría. Ella sabía que era un hecho que iba a causar conmoción”. Agregó que el arma de fuego que se utilizó estaba inscrita de manera correcta en una vivienda de Peñaflor.

Por otro lado, una prima de la víctima precisó que Muñoz “era un hombre trabajador y ella es una asesina (…) Siempre andaba con el revólver en el banano, lo amenazaba, incluso frente a sus suegros”.

The Clinic Newsletter
Comentarios