El Servicio Nacional de Menores (Sename) informó que se encargará de estudiar los casos de adopciones irregulares que se denunciaron a través de un reportaje de Ciper Chile, en el Gerardo Joannon, sacerdote de la congregación de los Sagrados Corazones, admitió su participación, diciendo que fue para evitar abortos, según indica La Tercera.

Joannon convencía a las familias de que les permitieran a sus hijas dar a luz, para que posteriormente se les hiciera creer que su bebé había nacido muerto. De esta forma, el sacerdote entregaba a los niños en adopción, con el fin de “conectar a las personas”, según el reportaje.

Estos casos tuvieron lugar entre los años 70 y 80, antes de que se promulgara la Ley de Adopción. Ante esto, el organismo comunicó que “estudiará los antecedentes para evaluar la interposición de alguna acción legal, a pesar que casi o todos los casos mencionados ya están prescritos”.

Por su parte, la congregación de los Sagrados Corazones consignó que “estamos solicitando las asesorías necesarias para dilucidar cuáles deben ser los pasos a dar, para indagar más en profundidad lo sucedido”.