A través de un comunicado oficial, la Cínica Santa María informó que “tiene la más absoluta voluntad de colaborar en lo que sea necesario para aclarar los posibles casos de adopciones irregulares de niños nacidos en este establecimiento”, tras el reportaje de Ciper que reveló que el clérigo Gerardo Joannon, durante los años 70 y 80, daba por muertos a bebés de madres solteras y los entregaba en adopción de manera ilegal.

Por el momento, el sacerdote se encuentra suspendido de su labor parroquial durante el periodo que dure la indagación. Por su parte, el centro asistencial precisó que mantienen los registros de partos de los años dichos anteriormente, según indica 24 Horas.

Es estos documentos “aparecen datos referentes a la madre, el recién nacido y el obstetra. En el caso de los recién nacidos, la información consignada comprende el sexo, peso y estado al nacer”.

La solicitud de esta información solo podrá hacerla la madre o su representante legal.