Raúl Soto, vocero de la Asamblea de Estudiantes de la Universidad del Mar, se pronunció respecto a los pagarés supuestamente quemados por el artista visual Francisco Tapia, alias Papas Fritas, y afirmó que el hecho es “la única acción efectiva y directa que se ha hecho contra el lucro en la educación”, según indica ADN Radio.

En esa misma línea, agregó que “él se acercó a la Universidad del Mar cuando nos amenazaron con desalojar. En ese tiempo llegaron personajes de distintos puntos del país, estudiantes, repletamos la universidad para defender el espacio. Así conocimos a Papas Fritas y le tomamos cariño y él empezó a quedarse con nosotros a hacer algún tipo de actividades”.

El periodo de tiempo en el que el artista permaneció en la casa de estudios, se perdieron los pagarés. Esta situación llegó a oídos de la vice rectora de Administración y Finanzas de la universidad, María Bruna, quien continuó cobrando los respectivos montos.

“Ella estaba al tanto de la pérdida de estos pagarés y lo más curioso es que nos siguió cobrando. Ella no tenía el instrumento financiero firmado por el estudiante o por el apoderado, en su defecto, y nos siguió cobrando, aprovechándose de que los estudiantes respetan mucho la estructura jerárquica de la Universidad del Mar y les temen”, consignó.