Por Cristián Pérez

“¡Están rodeados! ¡No se resistan y salgan con las manos en alto!”, exclama un agente con un megáfono. Luego viene un silencio total. Después, una piedra cae ruidosamente sobre un techo y enseguida se oyen ráfagas de fusiles, gritos, garabatos y carreras enloquecidas. Son las cinco de la mañana del martes 16 de junio de 1987 en la calle Pedro Donoso, comuna de Recoleta. Al interior de una modesta vivienda, en el N° 582, siete cuerpos yacen tirados en las habitaciones, mientras un hombre alto, portando un fusil de asalto AK y varias pistolas, recorre las piezas, disparando sobre los cadáveres. Así concluye la “Operación Cúpula”, conocida como “Operación Albania” o “Matanza de Corpus Cristi”, en la que la CNI asesinó a doce integrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Se trató del más demoledor golpe asestado por ese aparato represor contra el dispositivo militar del Partido Comunista, desde que este comenzó a operar en 1983. En la acción murieron varios frentistas que ocupaban puestos de mando, justo en los momentos en que la organización discutía internamente independizarse del PC. Así, el FPMR fue tomado por sorpresa.

Traición en el sur

Corre marzo de 1987. Pocos meses atrás, el FPMR ha fracasado en las dos operaciones estratégicas del “Año Decisivo”: el desembarco de armas por Carrizal Bajo y el atentado contra Augusto Pinochet, ambas realizadas en 1986. En la combativa zona del carbón, un mando medio frentista está descontento con su jefatura, pues se siente maltratado. Decide traicionar a su organización a cambio de dinero y entregar a la CNI un “punto” con su superior. Es decir, da a conocer el lugar y la hora en que se reunirá con su jefe, para que la CNI pueda individualizarlo y comenzar su seguimiento.

Este dato, desconocido hasta ahora, lo relata el ex analista de la CNI Krantz Bauer, quien en ese tiempo era el especialista de ese organismo a cargo del FPMR, con el grado de capitán de Ejército. En conversación con el autor, Bauer asegura que la delación permite a la CNI encontrar un hilo clave, el que si es bien “trabajado” podría conducirla hasta los máximos jefes frentistas, y en algún instante darle un golpe demoledor.

Descendiente de una familia de inmigrantes alemanes de clase media, en 1987 Bauer era un oficial experto en inteligencia, con cursos de especialización en Brasil, Israel y Alemania Federal. En la investigación judicial por la “Operación Albania”, cuyo expediente se cerró definitivamente en 2005, fue absuelto de toda responsabilidad por la muerte de los 12 frentistas, lo que fue confirmado por la Corte Suprema en agosto de 2007. Sin embargo, fue condenado a cinco años de cárcel como coautor en la muerte del periodista José Carrasco, perpetrada nueve meses antes de la “Operación Albania”, junto al crimen de otros tres militantes opositores.

Sigue leyendo aquí