Pantallazo de la entrevista en Señal3 La Victoria.

Francisco Tapia, alias “Papas Fritas”, habló a través del streaming de Señal3 La Victoria -además de otros medios comunitarios como radios universitarias- en una entrevista de 30 minutos donde enfatizó en los grandes conglomerados económicos, en la “revolución del amor”, en el movimiento estudiantil, en el por qué de su obra y en qué deben hacer los estudiantes de la Universidad del Mar ahora.

El artista contó que en aquella casa de estudios “se les cortó el sueño educativo a muchos jóvenes y se les dejó sin estudiar”, además de “dejarlos en una situación de dificultad para conseguir un trabajo, por el mal aprendizaje obtenido y por tener un cartón de una universidad que fue desprestigiada por todos los medios de comunicación transversalmente”.

Aclaró que la idea de quemar los polémicos pagarés de la Universidad del Mar en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), fue primero porque es un lugar transversal: “Ahí estaba la música, el arte, la actuación. Pero también estaba el trabajador, con la cultura de comer, la cultura de pensar, la cultura de vivir”.

En segundo lugar, por la historia del GAM, construido en el Gobierno de Salvador Allende y que luego del Golpe Militar pasó a ser de la junta militar gobierno, cuando se le llamó Edificio Diego Portales. Añadió que fue quemado en el 2006, según Papas Fritas, intencionalmente.

Por último, por su significado como aparato neoliberal, “donde hay una tienda Puma, por ejemplo”.

Francisco Tapia también contó que tiene asesoría jurídica y amigos que lo ayudan en cada paso que da. Ahora está esperando que se cumplan los 15 días que tenía la policía para ver si las cenizas correspondían a los pagarés efectivamente y si todo calzaba con la querella que hizo el rector de la Universidad del Mar.

Tras el llamado de las autoridades a la ética de los deudores para que se acerquen y paguen lo que debían, el artista dijo que no lo hagan, porque “les han violado todos sus derechos, su vida, es una violencia tremenda la que hicieron con estos jóvenes estafados”.

Francisco Papas Fritas contó que primero conoció a los 81 deudores de las 18 sedes de la casa de estudios: “Empiezas a conocer sus nombres, sus familias. Ya no son números. Incluso habían personas que ya habían terminado la carrera y seguían con la deuda. La gente decía que ellos deberían pagar porque ya egresaron y están trabajando, pero no está bien, porque ellos también fueron estafados”.

En la entrevista, el artista declaró que la mayor trampa de todo está en la acreditación. “Cómo vas apagar un fraude de una educación que no obtuviste como correspondía”, agregando que es una “violencia hacia sus cuerpos”, una violencia que también reciben los de la salud, los mapuches, los estudiantes y los inmigrantes.

Papas Fritas criticó que no haya espacios de esparcimiento en Chile, para compartir con la familia, para ir a lugar y caminar. También afirmó que la derecha y la Nueva Mayoría son partícipes de los grandes conglomerados de poder en Chile, “que siguen siendo neoliberales en este Gobierno” y que “hay que acabar con esta dictadura, que te violenta físicamente tu cuerpo”.

Acusó que las universidades Arcis, la UNIACC y Andrés Bello están viviendo la misma problemática que la Universidad del Mar, pero “con otras trampas más oscuras de este gobierno. Hay que dejar de creer en las personas que nos están afectado todo el tiempo. La derecha con la Nueva Mayoría y los empresarios, siguen asesinándonos y violentándonos sistemáticamente a diario”.

El artista aclaró que con la quema de los pagarés de la Universidad del Mar “quería demostrar la fragilidad que tenemos como sistema, que todo esto es una farsa, pero una farsa que te afecta tu vida completa”.

Contó que ya saldrá de la clandestinidad, que volverá a su casa, “a estar con mis perros, mi madre, disfrutar a mi familia. Después juntarme con todas las personas que sientan empatía con este proyecto y poder conversar y colectivizar ideas, intercambiar posibilidades de cómo ir realizando cosas en distintos movimientos sociales en los que nos vemos perjudicados”.

Habló de otras problemáticas que afectan a la sociedad: “La salud hoy en día juega un rol importante en la educación, deben fortalecerse y trabajar en conjunto con la educación. Hay que generar un movimiento más abierto y unificado”.

Hizo un llamado a los alumnos de la Universidad del Mar y a sus familias a no tener miedo en todo este proceso. “Ellos no tienen registro digital, se les va a llamar a una citación para decir si tienen deudas o no con la universidad. Tienen que ir y decir que no tienen ni una deuda, y ahí se acaba su deuda”, dijo.

En relación a que no ha dado entrevistas a grandes medios, el artista aseguró que no está en contra de los periodistas. “Ellos, como parte de este cuerpo laboral no tienen la culpa de nada, pero responden a los beneficios que tienen los grandes conglomerados económicos”.

Explicó también de qué se trata su “revolución de amor”, que tiene que ver con tener compasión y empatía con el otro, “perder el miedo de tocarte, a mirarte, a conversarte. Perdiendo ese miedo vamos a generar cambios, a este sistema que nos han impuesto como realidad. Podemos crear realidades paralelas”.

Con todo lo que ha hecho, Francisco Tapia asegura que se ha producido alegría. “Hemos vivido tanto dolor en el último tiempo; una continuidad de la dictadura. Ya no vemos a los detenidos desaparecidos, a los militares en las calles. Pero vemos a los carabineros en la calle con armas al lado. No pueden pedir respeto con un arma al lado, que es algo violento”.

A través de toda la entrevista, Papas Fritas reiteró su participación en esto como un ciudadano cualquiera, y ya al final de la entrevista dijo: “Los quiero mucho, no me levanten como héroe ni como mártir. Unificados podemos ser un gran héroe. Una sociedad heroica, sin representantes, sin grandes mártires, sin grandes héroes”.

Por último agregó un mensaje para los alumnos de la Universidad del Mar: “Mucha fuerza a las familias, que no tengan miedo, que sigan luchando con su corazón, con amor. Todas las personas tenemos la fuerza de levantarnos y hacer cosas”.