Tras la abdicación del rey Juan Carlos de España, el ejecutivo y el Congreso español preparan los siguientes pasos que llevarían a la asunción de Felipe de Borbón, como nuevo jefe de Estado.

La proclamación del nuevo rey, que llevaría el nombre de Felipe VI, se realizaría en la semana de 16 al 20 de junio en una sesión solemne del Parlamento, según informa El País.

España no tiene una ley que regule la abdicación de un rey y proclamación de uno nuevo, por lo que este martes el ejecutivo dirigido por Rajoy se encargaría de la aprobación del proyecto de ley orgánica que regule todo el procedimiento. Después de este paso, la Mesa del Congreso tendrá que calificarla, situación que también ocurrirá este martes.

En este escenario el ejecutivo pudo haber convocado para el jueves próximo la discusión en el Parlamento pero prefirió optar por el martes 10 pero con trámite urgente. Para que sea aprobado el proceso se necesita de la mayoría absoluta. De ser así, pasaría el Senado para su aprobación definitiva. Este proceso transcurriría entre el 16 y el 20 de mayo.

Así, lo más probable es que todos los sectores políticos del Parlamento voten que sí a la ley orgánica y permitan la abdicación y la proclamación del nuevo rey, sin embargo, hay un sector minoritario de la izquierda que quiere un referéndum sobre el tipo de Estado español, para así terminar con la monarquía.

Según señalan especialistas la tramitación debería ser rápida porque la ley sólo incluiría un texto muy acotado que regularía lo antes explicado.