chomali

El arzobispo de Concepción Fernando Chomali -siguiendo la tendencia de la Iglesia- las emprendió en contra de la despenalización del aborto terapéutico promovido por el gobierno para casos justificados.

“Tengo la impresión de que muchos de los que pretenden despenalizar el aborto terapéutico, el aborto en caso de violación o en caso de malformaciones graves, lo que quieren es liberalizar el aborto bajo cualquier condición, tal como ha acontecido en muchos lugares del mundo. Y es bueno que lo digan abiertamente, para sincerar el diálogo”, de acuerdo a las conclusiones de la carta pastoral que redactó recientemente.

Según Chomali, el documento surgió “porque comienza un debate en torno al aborto, y porque la Presidenta Bachelet invitó a tener un diálogo maduro”, indicó

El cura apuntó a que cualquier forma de “eliminar la vida de un inocente no es válida. A su juicio cualquier mujer que enfrente problemas con su embarazo, ya sea una violación o malformación, sino recibir “apoyo médico, psicológico, espiritual y también económico”.

“Normalmente, estas personas, en estos casos, se sienten tremendamente solas y abandonadas”, insistió.

Y siguió: siempre debemos tener presente que, sea cual sea la razón del embarazo, sea complicada o no, estamos frente a dos vidas humanas. Y los médicos y la sociedad deben hacer lo posible por salvar ambas”.

Haciendo un análisis semántico, Chomali, aseguró que el concepto “terapéutico es abusivo, porque terapia significa curar, sanar, pero en ningún caso eliminar la vida de un ser humano, y menos si es inocente”, sentenció.

“Si lo decidimos con el embrión, el día de mañana lo vamos a decidir con el adulto postrado (…) Tenemos una igualdad fundamental entre todos los seres humanos”, apostilló Chomali.

Según su opinión, el documento que redactó servirá para que el debate sea de altura, e indicó que su análisis lo realizó sobre la base de argumentos racionales y no eclesiásticos.

Respecto de la entrega de la píldora del día después a menonres de 14 años, aseguró estar en contra de la medida.

“Una persona de 14 años no puede salir del país sin el consentimiento del padre. No puede manejar. Si va a comprar una cerveza no se la venden, porque tiene menos de 18 años (…)”, aseveró.