alex saldmon efe

El director de la firma encuestadora YouGov, que el pasado domingo publicó el único sondeo que ha dado la victoria a la independencia en el referéndum de Escocia, Peter Kellner, predijo hoy que el resultado será “muy ajustado”.

Kellner señaló en un encuentro con periodistas en Londres que, aunque no se descarta un nuevo avance del “no” en la recta final de la campaña, “lo único que a día de hoy puede decirse es que los dos bandos parecen bastante empatados”.

YouGov publicó el pasado domingo la única encuesta que ha dado hasta ahora la victoria al “sí” al campo independentista de Alex Salmond, con un 51 % de apoyo frente al 49 % del “no”, mientras otra de TNS el pasado lunes arrojó un empate.

Sin embargo, un sondeo de “Survation” difundida anoche volvía a dar el triunfo al “no” en la consulta del 18 de septiembre con un 47,6 %, comparado con un 42,4 % del “sí”.

Pese a estas oscilaciones, Kellner aseguró hoy que definitivamente se ha producido un trasvase hacia el “sí” en las últimas semanas y que el perfil que más se ha movido es “el de una mujer joven que tradicionalmente vota laborista”.

Se calcula que alrededor de un 35 % de los votantes laboristas (centroizquierda) escoceses podrían haber fluctuado hacia el campo independentista, al percibir que la independencia les ofrecería la oportunidad de construir una sociedad más justa.

Esto, cuando el ministro principal escocés, Alex Salmond, acusa al Gobierno británico de “intimidación” por supuestamente filtrar que el principal banco escocés se trasladará a Londres si triunfa el “sí”.

En una rueda de prensa ante medios extranjeros a solo una semana de la histórica consulta, el líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) señaló al departamento del Tesoro británico como responsable de la filtración de una noticia que fue divulgada anoche por la cadena pública BBC y pidió una investigación al respecto.

“Hay un contraste entre el mensaje positivo de la campaña por el ‘sí’ y la intimidación de los partidos de Westminster. Ayer tuvimos un ejemplo espectacular de esto”, declaró Salmond en referencia a la noticia sobre el traslado a Londres de la sede del Royal Bank of Scotland (RBS) a Londres, asentado en Escocia desde 1727.

El primer ministro escocés declaró haber tenido acceso a una carta enviada por la directiva del RBS a su personal en la que se aseguraba que el traslado de la sede no tendría consecuencias para los puestos de trabajo de la entidad.

El primer ministro británico, David Cameron, “ha disparado esta pistola contra la gente de Escocia para ver cómo le explota en la cara como resultado de la investigación sobre la filtración de información”, declaró Salmond, que lo calificó como un hecho de “extrema gravedad”.

La rueda de prensa de Salmond tuvo lugar un día después de que los líderes de los tres principales partidos del Reino Unido -conservadores, laboristas y liberaldemócratas- decidieran no acudir a la habitual sesión de preguntas al primer ministro en la Cámara de los Comunes para viajar a Escocia a hacer campaña por el “no” a la independencia.

La visita al norte de la frontera de los tres líderes, el conservador Cameron, el laborista Ed Miliband y el liberal Nick Clegg, se produjo tras la publicación de una serie de sondeos durante los últimos días que reducían drásticamente la distancia entre ambas opciones de voto, llegando uno de ellos a situar por delante al “sí”.

“Las promesas de última hora de la campaña unionista no engañarán a nadie en Escocia”, declaró Salmond sobre la propuesta de cesión de mayores competencias a Escocia acordada por los tres principales partidos del Parlamento de Westminster.

“En (el referéndum de) 1979 se le dijo a Escocia que votara que ‘no’ y se le cederían más poderes y, en lugar de eso, tuvimos a Margaret Thatcher, la desindustrialización y el (impuesto) ‘poll tax’, el sistema fiscal más injusto de todos los tiempos”, añadió el líder nacionalista.