ivan-moreira-afiche-
La alarma, confirman altas fuentes gremialistas, se dio hace más de una semana en la UDI. En medio de las celebraciones de fiestas patrias y la atención mediática centrada en el bombazo en el subcentro del Metro Escuela Militar, el partido fue alertado de que un problema político mayor podía afectarlo.

Las declaraciones de Hugo Bravo López, ex hombre fuerte del grupo Penta, de propiedad de Carlos Alberto “Choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín, y el material contenido en su computador, al que se tuvo acceso en el marco de la investigación por “Fraude al FUT” -que derivó en una denuncia del Servicio de Impuestos Internos en contra de Bravo López como presunto autor de delito tributario por la obtención indebida de devoluciones de impuestos a través de dos sociedades de su propiedad-, dio pie a una nueva indagación: una arista política que involucraría a personeros del partido y de otras colectividades.

Se trata, afirman fuentes consultadas por The Clinic Online, de la pesquisa de boletas que habrían sido emitidas por personas ligadas laboralmente a algunos candidatos de las elecciones pasadas por trabajos cuya concreción debe verificarse para descartar que esos fondos hayan tenido como eventual destino campañas políticas.

Hasta ahora lo que se conoce es que el chofer del senador Iván Moreira -quien recibe por su función un monto de $1.600.000 según la página de transparencia del Senado-, habría declarado en la fiscalía de Alta Complejidad Metropolitana Oriente por documentos de honarios emitidos a Penta por montos millonarios.

Ayer este medio se contactó con Moreira quien aseguró desconocer completamente cualquier indagación que pudiera involucrarlo y afirmó tajante que era primera vez que escuchaba sobre el tema. Hoy no pudo ser contactado.

Hoy el diario El Mercurio publicó en la sección de Economía un breve noticioso, donde no se consigna ningún nombre, en que da cuenta de la investigación a políticos y que agrega que un conductor y una secretaria de la UDI están llamados a declarar y que los antecedentes fueron remitidos al Servicio de Impuestos Internos.