bombazo  A1 yungay

Con el objetivo de aclarar la muerte de Sergio Landskron Silva, quien falleció por el bombazo del martes en el barrio Yungay de Santiago, Carabineros levantó al menos cinco registros de videos de seguridad instalados en las inmediaciones del sector. La idea es determinar si el joven portaba el maletín con explosivo previo a su detonación o si lo encontró en su camino, dado que las primeras indagaciones indican que sí lo habría manipulado.

Mientras ayer el fiscal Claudio Orellana expresó que “no se puede establecer hasta este minuto si la persona fallecida era la persona que habría colocado el artefacto en el lugar, o habría sido un transeúnte que casualmente iba pasando por el sector”, la familia de Landskron descartó cualquier vínculo terrorista y aseguró que era un drogadicto que deambulaba por la calle.

Asimismo, se estableció que la bomba era distinta a las instaladas las semanas previas en la capital. Según consigna La Tercera, estaba compuesta por un extintor con pólvora negra, un sistema de detonación eléctrico y tres cilindros de gas butano de 230 gramos cada uno. A diferencia de las instaladas en el Metro y comisarías, la pólvora fue ingresada al extintor por medio de un orificio y no a través del manómetro.

Junto con los análisis de las cámaras, la fiscalía instruyó a Carabineros para continuar con las pericias al artefacto detonado. Además, la policía ya concurrió a la vivienda del fallecido en La Pintana, donde se incautó un teléfono celular.