hugo-bravo-penta

El ex director de Penta, Hugo Bravo, solicitó al Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, el levantamiento del secreto de la investigación que sustancia el fiscal de la zona oriente, Carlos Gajardo, cuestión que será analizada hoy a partir de las 10.00 horas.

De acuerdo a la información recabada por The Clinic Online en fuentes judiciales, Bravo pidió a través de sus abogados anular la reserva de “algunas” piezas de la indagatoria que lo vinculan al caso, con el fin de llevar adelante su defensa.

Esta es la primera vez desde que se inició la arista “Pentagate” que Bravo solicita la llamada “cautela de garantía”. Se trata de la misma figura que invocó el abogado Julián López, quien patrocina a los dueños del holding, Carlos Alberto “choclo” Délano y Carlos Eugenio Lavín y que analizó el tribunal el martes pasado.

En la oportunidad, el magistrado Juan Escobar rechazó la petición de López y confirmó la tesis del Ministerio Público, relativa a las diligencias pendientes, como también que el Código Procesal Penal autoriza a mantener la reserva sobre una investigación de lavado de dinero por un período de seis meses. En otras palabras, sólo en diciembre Lavín y Délano podrían conocer la carpeta del fiscal Gajardo, siempre y cuando no decida prorrogarla previo dictamen judicial.

En esa línea, es probable que el tribunal mantenga su criterio y la carpeta de investigación se mantenga también bajo reserva en relación a Bravo.

El Fisco

Hay que recordar que Bravo está denunciado por delito tributario por parte del Servicio de Impuestos Internos (SII), ya que obtuvo una devolución ilegal de 260 millones defraudando al FUT.

Bravo además enfrenta una querella por cohecho incoada por el Consejo de Defensa del Estado (CDE), “delito precedente” para configurar el blanqueo de capitales. Junto al anterior, se suman Délano y Lavín, que enfrentan varias acciones legales del SII. La primera refiere al uso de boletas falsas, ya que sus esposas -que actuaron como facilitadoras del delito- cobraban sueldo sin efectuar trabajo alguno, provocando un perjuicio fiscal de 400 millones, de acuerdo a lo informado por el organismo.

No es el único problema que enfrentan los dueños del grupo. El mismo tata fisco, a través de sus sociedades, los denunció por uso anómalo facturas y otras boletas, con el fin de hacer supuesta donaciones ilegales a campañas políticas. Esto no sólo incluye a sociedades, sino también a Penta Corredores de Bolsa, tal como lo informó el SII.

Hasta ahora se sabe, previa declaración de Bravo, que el fiscal indaga a los UDI Jovino Novoa, Pablo Zalaquett, Iván Moreira, Ena Von Baer y Laurence Golborne. Se incluye el presidenciable de “Fuerza Pública” Andrés Velasco.

Los “PCR”

La investigación de Gajardo avanza a pasos agigantados, pero la llamada arista política no es la única línea que sigue el fiscal. Durante las últimas semanas, en los interrogatorios a Bravo, el fiscal se ha centrado en el manejo de las pérdidas tributarias de la empresa y principalmente en Penta Capitales de Riesgo (PCR).

Esta área, tal como versa en su website, se dedica a “inyectar capital a empresas medianas o pequeñas con altas perspectivas de crecimiento a cambio de una participación en su propiedad”. En el sitio, Penta destaca a las firmas Agrícola Gildemeister, Soldaduras Soltec, Plásticos Burgos y PH Glass.

Respecto de PH-Glass uno de sus dueños minoritarios, Jorge Charbín, presentará en las próximas semanas una querella criminal en contra de Penta por estafa y apropiación indebida, tal como lo informó este diario el martes.