piña-pinochet3

La consejera del CDE, Clara Szczaranski calificó como autócrata, carente de conocimientos técnicos y experiencia, entre otras duras expresiones, la decisión del presidente del organismo, Juan Ignacio Piña, de solicitar la renuncia a la jefa de Defensa Estatal, María Teresa Muñoz y al jefe de Planificación Mario Morales de manera “sorprendente e intempestiva”.

Lo hizo en una carta que envió el pasado 22 de noviembre a todos los funcionarios de la entidad, en donde asegura que Piña ejecutó la determinación “sin fundamento conocido ni analizado con los altos directivos del Consejo”.

A juicio de Szczaranski, que también fue presidenta del órgano, la situación ha causado “perplejidad”, ya que los empleados del CDE “se sienten más desprotegidos” infundiéndoseles “derechamente terror”.

La misiva ha dejado en una situación incómoda a Piña dentro de sus pares y provocado una crisis de autoridad al interior del CDE, comentaron varios consejeros a The Clinic Online. Para distintos abogados de la entidad la carta fue sorpresiva e “inusual”.

“Las drásticas medidas adoptadas por la autoridad superior –reitero, en uso de sus facultades legales- en mi opinión obligaba a una profunda y explícita reflexión sobre el cambio, a contar con la opinión de los funcionarios experimentados de los niveles correspondientes, testigos directos (y muchos decenales) de las buenas prácticas del CDE y del permanente respeto que ha conservado por la dignidad de todos sus funcionarios y, por deferencia, a intercambiar criterios con el Consejo”, escribió.

A renglón seguido, insistió que la gestión técnica del CDE ha sido valorada por el Ministerio de Hacienda, al obtener los mejores resultados para los intereses del Fisco. Por esta razón, agregó que la rapidez con la que fue tomada la determinación, impuso una sombra de duda sobe los funcionarios desvinculados, aún cuando se destacaban por su “responsabilidad y probidad”.

La carta enviada por Szczaranski se ha convertido en el comidillo de los abogados del CDE, ya que es primera vez que un consejero deja en mal pie al presidente con todos funcionarios.

Y remató: “Acaso excuse en parte estas medidas la breve permanencia en el CDE del actual Presidente, 8 meses aproximadamente, en una institución de suyo compleja y más que centenaria y que muchos, pasados los años, continuamos descubriendo”.

Piña fue nombrado a cargo del CDE a pocos días que el gobierno de Sebastián Piñera dejara La Moneda. Si bien entre sus pares es reconocido su conocimiento del derecho, el patrocinio en el caso Riggs a favor de Marco Antonio Pinochet y su esposa María Soledad Olave, siempre es comentario obligado. Al igual que la foto que se tomó con el ex dictador, que aparece en el libro escrito por la periodista Paula Afani, titulado “La nuera del general”.

La única manera de remover a un consejero de su cargo es por la vía de la acusación constitucional, bajo la figura del notable abandono de deberes.

Asesorías conjuntas

La carta también se enmarca como una defensa de Szczaranski a Muñoz, con quien mantiene una reconocida cercanía.

El contexto se debe a que Muñoz reemplazó en los 90 y hasta entrada la década 2000 a Szczaranski como jefa de la Unidad de Tráfico y Lavado de dinero. Posteriormente pasó a ocupar el cargo de Procuradora General de Santiago, es decir, quien firma todas las acciones legales del CDE que ingresan a tribunales.

Ambas también comparten la propiedad de MPS Compliance, dedicada a proveer servicios de asesorías para prevenir el lavado de dinero y riesgos financieros a empresas que van desde los casinos a los bancos.

En todo caso, el negocio no es lo único, ya que conjuntamente llevaron adelante grandes operaciones contra el narco chileno. Algunas de ellas son la caída de Mario Silva Leiva, el “cabro Carrera”, el empresario naviero Manuel Losada quien permitió el traslado de drogas del crimen organizado colombiano, entre otras contra la mafia italiana.

También se destacó alegando causas de violaciones de derechos humanos, tanto en la Corte de Apelaciones de Santiago como en la Suprema.

La salida de Muñoz del cargo no sólo implica que volverá a ser abogada de carpeta, como se le conoce el interior del organismo, sino también una importante merma en sus remuneraciones.

Lea la carta completa