Sofia Gaete A1

Luego de que el tribunal de Cauquenes absolviera a Martín Larraín de todos los cargos que se le imputaban por la muerte de Hernán Canales, y que sus acompañantes Sofía Gaete y Sebastián Edwards, fueran condenados por obstrucción a la justicia, la defensa de Gaete afirmó que la decisión del tribunal fue un error y que su representada se vio perjudicada por las repercusiones públicas del caso. Asimismo negó que haya habido tráfico de influencias.

“Si bien se acreditó en este segundo juicio que la versión que ellos dijeron en el retén esa noche no era exactamente la verdad, lo cierto que esa sola entrega de información inexacta no es suficiente para estar en presencia de un delito de obstrucción a la investigación”, aseguró Cristóbal Bonacic a radio Cooperativa.

En esa línea puntualizó en que “si el hecho que se está investigando cómo el delito principal no constituye delito, no resulta razonable jurídicamente que puedan ser condenadas las otras personas por delito de obstrucción. Por eso indicó que, a mi juicio, la resolución del tribunal es un error”.

Sobre la absolución de Larraín Bonacic dijo que “aquí no ha habido ninguna situación anómala o excepcional. Lo cierto es que el tribunal, ponderando las pruebas que en esta oportunidad presentó el Ministerio Público, determinó que los hechos no constituían delito alguno”.

“No hay una doble lectura. Aquí no hay ningún tipo de gestiones, tráfico de influencias ni ninguna cosa”, expresó Bonacic, añadiendo que “nunca ha habido ni la más cercana insinuación respecto de que haya habido alguna gestión. Esto se ha clasificado como una lucha entre el poderoso y el débil, lo cual no es así”.

El abogado enfatizó en que “en este caso no hay nada, son meras especulaciones que hizo la gente (…) El hecho de que la opinión pública haya estado pendiente de este juicio resulta en sentido inverso, es decir, respecto de mi representada fue tratada con una mayor severidad que en el caso que este hubiera sido un delito sin la connotación pública. Se vio perjudicada”.