Ejército se ve cuestionado por millonaria licitación de visores nocturnos por más de 9 mil millones de pesos

El Ejército de Chile está siendo cuestionado por la finalización de la licitación realizada por 3.100 visores nocturnos, tramitación que duró cerca de tres años y que costará más de 14,5 millones de dólares, es decir, aproximadamente $9.106.000.000 millones de pesos. Una de las empresas que perdió la licitación, Theon Sensors, asegura que desde el Ejército se reunieron con Virgilio Cartoni, representante de la empresa ganadora, siendo esta solo una de las varias violaciones a las bases publicadas en un comienzo.

ejercito a1

El Ejército de Chile está siendo cuestionado por la finalización de la licitación realizada por 3.100 visores nocturnos, tramitación que duró cerca de tres años y que costará más de 14,5 millones de dólares, es decir, aproximadamente $9.106.000.000 millones de pesos.

Estos visores fueron adjudicados por la empresa belga OIP Sensor Systems, la que es representada en Chile por Virgilio Cartoni, uno de los mayores vendedores de armas del país, según indica La Segunda.

Esta es la segunda licitación que se realiza, siendo la primera desestimada luego que se detectaran irregularidades en la confección de las bases, a lo que siguió un sumario interno por parte de la Contraloría General después de que fuese impugnada por el general Humberto Oviedo.

Al considerarse este un tema de seguridad nacional, se realizó una licitación privada, invitando a muchas de las empresas presentes en el Registro de Proveedores del Ejército.

Las irregularidades antes nombradas consisten en la queda de dos de las empresas llamadas a concurso, quienes se quejaron de que no se tenía conocimiento de las pruebas que se realizarían con los visores antes de tomar la decisión final, error que pasó por alto el Comité Permanente de Adquisiciones al momento de revisar las bases.

Un grupo de altos oficiales aseguró que “aparentemente se ocultó información (sobre la licitación) y eso es parte de lo que se está investigando en un sumario interno. Habría un responsable, pero esa persona todavía puede formular descargos”

Después de que el general Oviedo tomase la decisión de bajar la primera licitación, y ya con el resultado de la segunda, la empresa griega Theon Sensors S.A. también se quejó del proceso, afirmando que también existían irregularidades en este proceso, acusación desestimada por el Comando de Apoyo de la Fuerza del Ejército.

Theon Sensors elevó una solicitud formal a Humberto Oviedo, quien tiene hasta fines de enero para acoger o nuevamente desestimar la denuncia, aduciendo que fue descalificada de “mala forma” al fallar un test de impermeabilidad, las que, según ellos, se llevó a cabo en un laboratorio que no está capacitado para realizar ese tipo de evaluaciones, además de haberlos realizado de forma “secreta” y sin público, lo que pasa a llevar las bases publicadas.

En la misma queja entregada a Oviedo, Theon Sensors dice que ejecutivos de algunas de las empresas presentes en la licitación se reunieron con miembros de la comisión de evaluación de las ofertas, lo que nuevamente vulnera las bases, encuentro al que llegó Virgilio Cartoni, perteneciente a la firma que finalmente ganó la licitación

Según indican desde el Ejército, Cartoni fue como representante de otra empresa, Photonis, la que también está involucrada en la venta de visores nocturnos al ser la proveedora de uno de los elementos necesarios para su fabricación.

Aún cuando la decisión final la debe tomar el general Oviedo, ha trascendido que la queja de la compañía griega no sería tomada en cuenta, considerando también que ésta realizó una oferta $900.000.000 más cara.

The Clinic Newsletter
Comentarios