Carlos Alberto Délano

“Está clara la carta. En el último tiempo ha habido varios casos de ingenieros comerciales de la UC y yo quiero hacer notar que, primero, esos casos totalmente excepcionales. Hay más 10 mil egresados de la facultad en la historia, los que está aportando al país y haciendo su trabajo sin ningún problema”, dice el decano de Economía de la PUC, José Miguel Sánchez, quien en entrevista con La Segunda se refiere a la carta que mandó a El Mercurio donde criticó el actuar de ex alumnos estrellas de su facultad que hoy están haciendo noticia por los pastelazos que se se han mandado, como los dueños de Penta, Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, el ex gerente Hugo Bravo; Juan Bilbao, acusado de usar información privilegiada en Estados Unidos; Manuel Cruzat, formalizado por apropiación indebida en CMR Falabella y ahora también vinculado a Penta, y al ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner, entre otros.

Pese a que asegura no hacer evaluaciones personales, sobre todo por procesos que están abiertos judicialmente, sostiene que en el ambiente empresarial existe un rechazo unánime por una situación que da la sensación que enloda no sólo a los implicados directamente, sino que a todo el sector.

“Cuando pasan estas cosas hay expropiación de nuestro título, de la formación que damos y de la universidad”.

En ese sentido, señala que los cientos de mails con los que se encintró esta mañana en su correo dan cuenta de que el rechazo es generalizado.

Hay una expropiación de nuestro grado, de nuestro título, o sea, no sólo se cometen delitos, sino que expropian a los demás”, insiste.

“El país ha cambiado”

La autoridad universitaria explica que la gente debe entender que el país ha cambiado, que en aras de un mayor desarrollo y excelencia hay cosas que antes se permitían y que ahora claramente son reprochables.

“La regulación se está haciendo más precisa y la gente que trabaja en el mercado, que opera, tiene que adaptarse a esto; si no lo hace, va a estar incumpliendo lo que la sociedad espera de ellos”.

Parte de la carta de Sánchez que publicó El Mercurio en su edición de este jueves decía que “como Facultad, aprovecharemos estos casos para profundizar en nuestras propuestas formativas, de modo que ellos motiven una reflexión y un discernimiento ético por parte de nuestros profesores, estudiantes y egresados. Estos infrecuentes, excepcionales y graves casos enlodan y expropian la reputación de los varios miles de ingenieros comerciales que se han formado en nuestra Facultad y que diariamente sirven y contribuyen al desarrollo del país de manera irreprochable”.