davalos bachelet eyzaguirre

“Quien tiene que dar declaraciones es el propio Sebastián Dávalos”, dijo el diputado independiente por Magallanes, Gabriel Boric, al referirse al caso que involucra al hijo de la Presidenta y su esposa, Natalia Compagnon, en la obtención de un crédito en diciembre de 2013 por 6.500 millones para la compra de unas hectáreas en Machalí, y luego de que el gobierno saliera a blindar al director sociocultural de la Presidencia, descartando cualquier irregularidad.

Para el ex líder estudiantil a diferencia de lo que planteó el vocero (s) José Antonio Gómez “a todas luces hay un tráfico de influencias” que además le pega de coletazo a la Presidenta por tratarse de su hijo.

Boric dice que no a cualquier pyme le prestan esa cantidad de plata sin tener mayor respaldo.

El parlamentario insiste, recoge La Segunda, que el propio Dávalos debe dar la cara y que “sus explicaciones no son satisfactorias, evidentemente debe dar un paso al costado porque al final del día está perjudicando al gobierno”.

El vespertino agrega que el diputado DC Jorge Sabag también se pronunció a favor de que Dávalos dé las explicaciones del caso.

“El que se tiene que pronunciar es Sebastián Dávalos, el hijo, en el sentido de hacer pública su declaración de intereses”.

Para Sabag, a diferencia de lo que plantea Boric, es el propio hijo de la Presidenta el que debe evaluar la situación de dar un paso al costado porque el hecho “está generando ruido político”.

Por su parte, el diputado Juan Luis Castro acusó una intentona de la UDI por dañar la imagen de Bachelet.

El caso del crédito por 6.500 millones de pesos se destapó luego de que la revista Qué Pasa publicara un artículo donde relataba la historia. La publicación apuntó a que nada de esto habría salido a la luz pública si es que no se hubiese producido a principios de noviembre del año pasado una demanda laboral contra la empresa en el Primer Juzgado de Letras de Santiago.

El demandante Sergio Bustos Baquedano (68 años) reclama que Caval, la empresa vinculada con la nuera de Bachelet, le debe $ 200 millones por no pago de remuneraciones y comisiones, luego que fuera contratado para llevar a cabo la compra de los terrenos.

Según Bustos, quien asegura que gestionó la reunión con Luksic para conseguir la plata, el propio magnate fue quien pidió la presencia de Dávalos Bachelet en la cita que se llevó a cabo el pasado 6 de noviembre de 2013.