davalos 3 A1

La ofensiva de la derecha por el caso del millonario crédito que obtuvo la esposa del hijo de Bachelet, Sebastián Dávalos, en 2013 está lejos de enfriarse luego de las explicaciones que llegaron esta mañana por parte del Gobierno. Desde RN, la UDI y el círculo del ex Presidente Piñera llamaron a esclarecer los hechos y emplazaron al director sociocultural de la Presidencia a dar un paso al costado. Acusan tráfico de influencias.

El diputado RN José Manuel Edwards, quien aseguró que “esto no es empate”, ya que se “este caso solo es tres veces más grande que el caso Penta”, fue el más duro, pidiendo la salida inmediata de Dávalos.

“No sabemos qué otros negocios él pueda tener en los cuales una decisión de su mamá, o de su suegra en el caso de la esposa de Dávalos, influyan en los negocios de ellos”, dijo Edwards durante una conferencia de prensa.

Para el parlamentario, hasta antes de que supiéramos que él (Dávalos) había sido parte de la reunión con el señor Luksic, pudo haber tenido sentido que entregara su declaración de intereses, pero ahora “mantenemos la petición de renuncia, porque simplemente él no da garantías de que se van a manejar las platas de manera transparente”, dijo a emol.

“Lo que él tendría que entregarnos es todas las reuniones privadas que ha tenido para con sus negocios, para que nosotros podamos quedarnos tranquilos de que no está usando su influencia para beneficio propio económico”, sostuvo el parlamentario.

En entrevista con ADN radio, el diputado aseguró que “Dávalos ya había sido cuestionado, y esa responsabilidad política es de la Presidenta Bachelet. Yo no estoy diciendo que estos mil 500 millones de pesos llegan al bolsillo de la Presidenta Bachelet, están llegando a los de la nuera y su hijo. En Argentina es normal pensar que las familias de los presidentes se enriquezcan, en Chile no es así y no estamos dispuestos a permitirlo y, por lo tanto, creemos que el señor Dávalos pasó la raya y se tiene que ir. Usted no deja a un gato cuidando la carnicería”.

“La familia de la Presidenta Bachelet, su hijo y su nuera, terminan ganando mil 500 millones de pesos para ellos, para su bolsillo y una empresa, que es de papel, no puede recibir un crédito de 6.500 millones de pesos. Es el crédito más grande que ha habido en la historia de Chile a las pymes por lejos. Es completamente burdo”, agregó Edwards.

Desde el gremialismo, el secretario general de la UDI, Javier Macaya señaló que pese a no tener mayores antecedentes el caso “no se ve normal”.

El prosecretario del partido Pablo Terrazas, apuntó a que “aquí nosotros no queremos llegar a una situación como la de Argentina, hemos visto todo lo que ha ocurrido en los gobiernos de Argentina donde los negocios de la familia de la presidenta se ven también reñidos con las buenas prácticas e involucrados en situaciones de conflictos de intereses”.

Por otro lado, Terrazas confirmó la idea de que están estudiando la idea de formar una comisión investigadora.

En un tono aún más duro, la ex vocera de Piñera, Cecilia Pérez emplazó a Dávalos a renunciar a su cargo.

“Para el Gobierno el único LUCRO permitido es para los familiares de la Presidenta… Para el resto cárcel y penas del infierno!! #NueraGate”, escribió Pérez en su cuenta de Twitter.

Antes de eso, había sostenido en entrevista al diario Pulso que el asunto tenía olor “a tráfico de influencias, información privilegiada y fortunas no aclaradas”.

Después de que el ministro vocero saliera a desmentir cualquier irregularidad, la ex ministra dijo a La Tercera que “si para él no hay tráfico de influencias que diga quien le consiguió la reunión VIP con Luksic a Dávalos y su esposa. Cualquier chileno para obtener un préstamo tiene estas garantías y preferencia en el trato. Definitivamente no”.

“Dávalos debe renunciar mientras su señora siga enriqueciéndose a costa de su estatus preferente. No basta con la declaración de patrimonio, ya quedo demostrado que éticamente está cuestionado”; manifestó Pérez.

Esta mañana, el gobierno respaldó a Dávalos Bachelet y aseguró que pese a que, pese a que no está obligado, hará una declaración de intereses.

Por otro lado, Qué Pasa -que el viernes pasado destapó el caso con la publicación del artículo- recogió este lunes que Sergio Bustos, el hombre que demandó a la nuera de Bachelet, sostuvo que la idea de que el hijo de Bachelet estuviera en la reunión donde se gestionó el crédito habría sido una petición del propio Luskic.