choclo

Un baño común, té, leche, pan con mermelada, desocupación total para fatigar el tiempo, entre caminatas y cavilaciones, quizá preguntándose en más de una oportunidad por qué.

Así fue parte del primer día de cárcel para los seis imputados (cinco en rigor) por el Caso Penta, que tras la decisión del juez Juan Manuel Escobar quedaron en prisión preventiva el sábado 7 de marzo, un día que probablemente nunca olvidarán.

Según recoge El Mercurio, a Carlos Délano, Carlos Lavín, Pablo Wagner, Marcos Castro e Iván Álvarez (Hugo Bravo está internado por descompensación) los despertaron a las 8:10 horas y los pasaron al baño común. Ahí se ducharon y se vistieron, y luego hicieron el aseo de sus dormitorios. Después les sirvieron el desayuno -té o café, leche y pan con mermelada o cecinas- y quedaron desocupados hasta las 12:00 horas, cuando almorzaron.

El sábado pasado, tras tres intensos días de la audiencia de formalización los seis ejecutivos quedaron detenidos en el anexo cárcel Capitán Yáber, luego de que el magistrado tomara en consideración la petición, tanto de la Fiscalía como de algunos querellantes, que esas seis personas “peligro para la seguridad de la sociedad”.

Según la publicación, las horas que precedieron a la primera mañana se vio a los imputados caminando con rostros de preocupación, conversando entre ellos, buscando la manera de matar el tiempo, y con dificultad para romper la vigilancia y entre a un sueño que más que un pesadilla era una certeza… estaban detenidos.

Después del primer desayuno privados de libertad, a la hora sin sombra (mediodía) salieron a una cancha de cemento que hay en el centro penitenciario. Los cinco caminaban en medio del calor de este último domingo en Santiago junto a otros nueve imputados no relacionados al caso Penta que habitan en el anexo.

El director metropolitano de Gendarmería, Carlos Muñoz, describe las condiciones del lugar. “No tienen mesa de pool ni televisión por cable”. De hecho, en la sala común que tienen solo hay un televisor de 21 pulgadas y algunos libros donados por los reos. Lo que sí hay es un gimnasio.

Ayer ningún imputado del Caso Penta recibió visitas familiares, pero sí hubo intentos frustrados de visitas por parte de algunos empresarios, como Leonidas Vial y el ex senador Ignacio Pérez Walker (RN), quien asistió para ver a Délano.

“Creo que él no ha cometido delito. Además, es un hombre excepcional desde tantos puntos de vista. Yo puedo dar testimonio de su altruismo y generosidad”, dijo.

Los que tiene un régimen distintos de visitas son los abogados, quienes lograron reunirse con sus defendidos. Julián López e Iván Harasic estuvieron cerca de 15 minutos con Délano y Lavín.

En lo estrictamente legal, las defensas presentaron los recursos para revertir la medidas cautelares decretada por el juez Escobar. Se espera que éstas, enviadas por e-mail, sean revisadas este martes por la Corte de Apelaciones.