francisco de la maza a1

El alcalde de Las Condes, Francisco de La Maza, dejó la vicepresidencia de la UDI en medio de la crisis interna que vive el partido, que busca rearmarse tras la salidas de Ernesto Silva e Iván Moreira por efectos del caso Penta.

A diferencia de los parlamentarios nombrados anteriormente, De la Maza ha sido una de las voces críticas al interior del partido respecto de los involucrados en el caso Penta.

“Los recientes acontecimientos que afectan a nuestro partido motivan necesariamente una profunda reflexión, no sólo sobre la base de la coyuntura sino que principalmente en torno a la visión de futuro y a lo que debería ser nuestro inalterable compromiso de construir el Chile que queremos, con más justicia, menos desigualdad y acciones concretas para un mayor bienestar para todos los ciudadanos”, escribió De la Maza en un carta al interino Javier Macaya.

El próximo viernes 10 de abril se realizará el consejo general del gremialismo donde las bases serán las encargadas de votar por la nueva mesa directiva.

En ese sentido, la dimisión de De la Maza tiene que ver -como él argumenta- con el hecho de que los convocados tiene que llegar a instancia con total libertad de acción.

“Dado lo trascendente de este encuentro me parece fundamental que todos los convocados lleguemos a él dotados de la máxima libertad de acción, pues esa es la forma correcta de generar un diálogo que contribuya al éxito de nuestra instancia partidaria”.

“Consecuentemente con lo anterior, creo que el cargo de vicepresidente, que he ejercido con dedicación, afecto y lealtad a los principios de nuestro partido me inhibe para alcanzar aquella independencia que desde mi fuero interno considero una necesidad imperiosa”, recalcó.

El candidato de sus pares

La semana pasada, un grupo de alcaldes de la tienda de calle Suecia, críticos de la gestión realizada por Ernesto Silva, propuso como candidato a la testera del partido a De La Maza.

Pese a que el edil ha dicho que no es candidato,  asegurando que es incompatible dirigir un partido con su labor en el municipio, el alcalde de Colina, Mario Olavarría, aseguró que no hay ninguna puerta cerrada.

“Para él es muy complicado, como ya lo ha dicho, pero agradeció la solicitud y quiere ver como se desarrollan los acontecimientos”, señaló Olavarría, quien ha sostenido una postura similar a la de De La Maza respecto a la conducción de Silva.