toro A1

El Gobierno elevó esta noche a 23 el número de personas muertas en la catástrofe ocurrida la semana pasada en el norte del país debido a los temporales y posteriores aluviones, mientras otras 57 siguen desaparecidas.

La información la entregó el director nacional de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), Ricardo Toro, quién agregó, además, que hay un total de 22.381 damnificados en las regiones de Atacama, Antofagasta y Coquimbo.

Indicó que en las localidades afectadas, las Fuerzas Armadas comenzaron hoy a distribuir la ayuda humanitaria tal como lo había anunciado la presidenta Michelle Bachelet.

Consultado por si está satisfecho con la gestión de emergencia, Toro respondió que “cuando hay muertes y personas desaparecidas, y cuando hay tanto dolor, nadie, absolutamente nadie, puede estar satisfecho. Lo que puedo decir es que antes y durante la emergencia se actuó conforme a protocolo y procedimientos, de acuerdo a nuestras atribuciones y conforme a las facultades que se tiene como Onemi”.

En conversación con El Mercurio, el ex militar abordó la polémica por el envío de la alerta por la Dirección Meteorológica, asegurando que en el informe técnico emanado por ella “se indica, textualmente, que se debía mantener monitoreo de los cursos de agua y quebradas secas que se pudiesen activar o generar arrastre de sedimento. Existen los mails que respaldan eso”

En tanto, el intendente de Atacama, Miguel Vargas Correa, y la secretaria regional ministerial de Educación, Pilar Soto Rivas, informaron que a la localidad de Caldera se suma Vallenar, Freirina y Huasco, en el retorno normal a clases a contar de este miércoles.

Por su parte, la subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) sostuvo que los servicios de Internet y telefonía ya fueron restablecidos tras el aluvión que azotó a la región.