Vocero admite que acusaciones de Jorratt son graves, pero aclara que al gobierno no le corresponde abrir investigaciones

“Sería un error decir que no nos parece delicado, por cierto que nos parece delicado”, dijo el ministro Marcelo Díaz, quien precisó que “nosotros nos atenemos a los hechos, los organismos fiscalizadores son los que tienen la responsabilidad de establecer la verdad judicial”.

Marcelo Díaz A1

Después de que los ministros del Interior y la Segpres, Jorge Burgos y Jorge Insunza, reaccionaran por las palabras vertidas por el ex director del Servicio de Impuestos Internos (SII), Michel Jorratt, quien en entrevista con Qué Pasa admitió haber recibido presiones para no hincar el diente a SQM, por la investigaciones por delitos tributarios y desvíos de platas irregulares a campañas políticas, el gobierno salió e emitir su opinión oficial, a través del vocero Marcelo Díaz.

Junto con decir que son acusaciones “graves, el titular de la Segegob reconoció que “sería un error decir que no nos parece delicado, por cierto que nos parece delicado”.

Díaz, agregó que la justicia va a contar con toda la colaboración del gobierno, pero que no es resorte del Ejecutivo abrir investigaciones al respecto.

“Nosotros nos atenemos a los hechos, los organismos fiscalizadores son los que tienen la responsabilidad de establecer la verdad judicial”.

Asimismo, el vocero dijo que no ha tenido contacto con el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, y que además no está en condiciones de probar o no probar algo. “No es competencia del gobierno, ni menos de un ministro en particular”.

No hubo precampaña

Para entender el contexto de los hechos hay que recordar que mientras Jorratt confiesa en Qué Pasa la existencia de presiones para no investigar a fondo SQM, el mismo y el ex ministro Rodrigo Peñailillo, entre otros altos funcionarios del gobierno, emitieron boletas a la empresa de Giorgio Martelli, Asesorías y Negocios.

La firma en cuestión, facturó más de 200 millones de pesos a Salar, filial de la minera no metálica, durante los años (2012 y 2013), mismo periodo en que compró estudios y pagó por asesoría hechas, como ya se dijo, por Jorratt, Peñailillo y otros actuales funcionarios de gobierno (ver nota “La lista de Martelli”).

Pese a que el gobierno ha insistido en que no hubo una plataforma de precampaña pagada por Martelli, los años son coincidentes, y resulta más particular aún que muchas de esas personas que emitieron boletas a Martelli terminaron trabajando en la campaña, y posteriormente en el gobierno. Más aún, las palabras de Jorratt, quien salió de su cargo este lunes, parecen haber abierto un flanco, del que por lo menos la oposición ya anunció que se va a agarrar con todo.

 

Comentarios