jaime-de-aguirre

 

“Jaime fue despedido. No fue una renuncia (voluntaria): le pidieron la renuncia”, dijo anoche en Tolerancia Cero el periodista Fernando Paulsen, confirmando de esa manera, al aire, la salida del director ejecutivo del Chilevisión tras 13 años, luego de que apareciera salpicado por el caso SQM.

Todo partió cuando hace algunas semanas se reveló, en el medio de la investigación por la arista SQM, que Jaime de Aguirre había emitido boletas a Soquimich, Aguas Andinas, Pampa Calichera e Inversiones Ilihue, a petición de Bancard, firma vinculada al ex Presidente Piñera, dueño del canal hasta 2010.

Según recoge La Tercera, el profesional estuvo esta semana en Estados Unidos finiquitando los términos de su desvinculación, la que fue convenida con altos ejecutivos de Time Warner, empresa que controla la estación televisia desde 2010.

Tal como dijo Paulsen anoche en la edición de Tolerancia Cero, la salida de De Aguirre se materializará este lunes luego de que sea comunicada al personal del canal.

“Él me ha pedido en particular que informe, a través de este programa, que él tiene contemplado dar todas las informaciones al respecto que sean necesarias una vez que mañana le informe a todo el staff del personal de Chilevisión”, dijo el periodista.

 

Según la declaración como imputado de Jaime de Aguirre a la Fiscalía el 24 de abril, y a la que tuvo acceso The Clinic Online, el director ejecutivo de CHV manifestó que durante el año 2010, “Santiago Valdés (administrador electoral de Piñera y gerente de finanzas de Bancard) o Nicolás Noguera (gerente general de Bancard), no recuerdo bien cuál de los dos” fue quien le pidió devolver $146 millones que Bancard le pagó por concepto de “bonos” y “asesorías” y “facturar fraccionadamente a diversas empresas que me indicaron”.

Fuentes de Bancard indicaron a este medio que a esa fecha la relación con el canal y con De Aguirre la llevaba Valdés quien durante el año 2009 fue el administrador electoral de Piñera.

En la operación, que implicó facturar primero a través de su sociedad La Música $146 millones a Bancard para luego devolverle esos fondos a la poderosa family office, se facturó por el mismo monto para Soquimich, Aguas Andinas, Pampa Calichera e Inversiones Ilihue, vinculada a José Cox.

En su testimonio, De Aguirre estableció que “a principios del año 2010 extendí por Inversiones La Música a Bancard Limitada la factura 168 por la suma de 146 millones de pesos que correspondían como he dicho al híbrido entre asesoría y bonos que se me daba anualmente”.

Añadió que con que “a los pocos días creo que Santiago Valdés o Nicolás Noguera, no recuerdo bien cuál de los dos, nos instruyó (a mí o a mi asistente) que se devolvieran los fondos que se habían pagado por este concepto a Bancard y que se anulara la factura 168 porque en su lugar debíamos facturar fraccionadamente a diversas empresas que me indicaron. Así lo hice. Para ello se nos entregó el detalle escrito del monto y de las empresas a las que debíamos facturar. Entrego en este acto copia de dicho documento. Estas facturas debían ser para Aguas Andinas, Pampa Calichera, SQM, Asesorías Ilihue. Así se hizo y extendí las facturas de acuerdo a los que se me indicó”.

Así, tal como revisió este medio en la declaración de De Aguirre, se da cuenta de las siguientes facturas del año 2010: la 172 del 30 de enero, la 177 del 5 de febrero y la 180 del 1 de marzo a SQM por $15 millones cada una; la 169 del 30 de enero, la 175 del 5 de febrero y la 179 del 1 de marzo a Aguas Andinas por $10 millones cada una; la 171 a Pampa Calichera por $15 millones con fecha 30 de enero; la 173 a Bancard por $36 millones con fecha 30 de enero; y la 174 a Inversiones Ilihue por $20 millones con fecha 30 de enero. Esta última sociedad, asegura De Aguirre, está además vinculada a José Cox que es director de Bancard y que fue el recaudador de Piñera en su campaña electoral.

De Aguirre asegura que “estas facturas se entregaron a Bancard, pero la que debe saber esto debe ser una de mis asistentes” y acota que “este dinero por lo tanto corresponde a mis ingresos generados por mi trabajo y no tuvieron otro destino sino mi propio patrimonio, nada de esto se destinó a campañas políticas”.

“Ninguna relación tengo con SQM, Pampa Calichera, Aguas Andinas e Inversiones Ilihue. Nunca presté ningún servicio para ellas, no conozco a nadie de estas empresas. Los servicios que presté fueron prestados a Bancard”, completó de Aguirre.

De Aguirre indicó que jamás preguntó por qué tenía que hacer una operación así de extraña e irregular: “Pensé que podía ser una especie de canje. Era en todo caso algo inusual, nunca me había pasado algo así”.