escalona A1

El ex senador y ex timonel del Partido Socialista, Camilo Escalona abordó los efectos que están produciendo y provocarán los bullados casos Penta y SQM, y el financiamiento trucho a las campañas políticas.

En entrevista con el diario La Segunda, el actual vicepresidente del PS, Escalona admitió de entrada que en la ciudadanía “hay bronca”, pero que no da para que la Presidenta Michelle Bachelet deba renunciar. “Eso es golpismo”, señaló.

Pese a que blinda a Bachelet en su cargo, sí es categórico para exigir que todos los funcionarios de Gobierno que emitieron boletas a Soquimich deben renunciar a sus puestos.

A su vez sostuvo que el Ejecutivo debe escuchar a los partidos políticos para salir de la “inercia”.

Según publicó el vespertino, Escalona abordó los nombramientos pendientes para Bachelet, como por ejemplo en la Segpres, en el SII, en la Contraloría, entre otros, un punto que ha sido blanco de las críticas por parte de la oposición y una fracción de la Nueva Mayoría.

En ese sentido, Escalona advirtió que “desde el punto de vista de la contingencia, el gobierno debiese apurar el tranco, porque dilatar estas decisiones le abre un flanco innecesario”, sin embargo recalca que “ninguna de estas insuficiencias del trabajo ejecutivo justifica la tesis de promover un desplazamiento de facto de la actual Mandataria para que sea reemplazada. Eso huele a recetas golpistas”.

El ex presidente del Senado reconoce lo complicado de la situación en que existe una desconfianza fuerte por parte de la gente, en momentos en que ahora Bachelet y el Gobierno trabajan firme en la agenda de probidad, todo y en paralelo la Mandataria se toma el tiempo para elegir a figuras indicadas para los cargos que se mantienen vacantes.

“La sociedad tiene una bronca muy fuerte y me atrevo a decir que el sistema político será duramente criticado en los próximos comicios, porque no es aceptable para el chileno medio el enriquecimiento ilícito”, apunta Escalona, agregando que dentro de este problema el efecto contra Bachelet es grande, considerando que “Chile es un país institucionalmente presidencialista, por lo tanto, que la responsabilidad de que el sistema político haya sido permeado por las malas prácticas significa también un juicio crítico y muy severo hacia la Presidenta de la República”.

Al ser consultado por si es sostenible la idea de que Bachelet no sabía nada de la precampaña, el ex legislador contestó que “los que cometieron esas malas prácticas no deben incurrir en un despropósito completo, que es involucrar a la Presidenta”.

Escalona va mucho más allá y lanza sus dardos contra la figura del ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, que “desde el punto de vista político creo que este montaje de una estructura de financiamiento irregular de las campañas fue una decisión atroz y Peñailillo tiene que responder por ese error garrafal”.

En concreto Escalona plantea que la solución para salir de la crisis está en “sacar a todos los involucrados… me resulta inexplicable que Harold Correa siga siendo jefe de gabinete en Educación”.

En esta línea, dice el ex timonel PS, que el gobierno debe escuchar a los partidos políticos porque se requiere la colaboración de todos. “Hay que escuchar más”, dice.