Alto oficial de Carabineros sancionado por enviar foto de su parte íntima a grupo de Whatsapp institucional

Según se desprende de la resolución Nº 250 del 4 de junio pasado -y que publica The Clinic Online- el comandante CGZ de la Florida, posteó en un grupo denominado “los Iluminati”, compuesto por oficiales de ambos sexosde la 36 Comisaría, publicó “una fotografía del sector primario de su aparato reproductor”. Asimismo, la superioridad descubrió posibles hechos de corrupción, ya que CGZ obligaba -so pena de sanciones- a su unidad y a otras bajo su mando a favorecer a una determinada empresa de grúas.

carabineros A1

El teniente coronel de Carabineros G.C.Z. fue sancionado por enviar “una fotografía del sector primario de su aparato reproductor” al grupo de Whatsapp denominado “los Iluminati”, compuesto por “oficiales femeninas y masculinos” de la 36º Comisaría de la Florida.

Según se desprende de la resolución Nº 250 del 4 de junio pasado -y que publica The Clinic Online- el jefe policial se encontraba en diciembre de 2014 en Estados Unidos en representación de la institución efectuando un curso para mejorar la función policial. Fue en ese contexto cuando una noche del mismo mes los integrantes del grupo de la red social se sorprendieron cuando una inusual fotografía apareció en la pantalla de su teléfono.

El hecho no pasaría de ser un mero chascarro, si no fuera porque el comportamiento interno que propinaba GCZ a sus subordinados, hizo que las cosas cambiaran radicalmente, luego que un cabo presentara en su contra un reclamo formal a la institución por sanciones injustificadas, recargas de servicio y “maltrato de obra a inferior”.

La presentación pasó de inmediato a la dirección de justicia de los verdes, ordenándose una investigación.

Corrupción

A poco andar, el instructor de la indagatoria, coronel Servando Sánchez Medina, de la Prefectura Santiago Cordillera (PSC), comenzó a recibir testimonios que daban cuenta del proceder arbitrario de CGZ y actos que podrían llegar a constituir actos de corrupción y un eventual cohecho.

Sucede que CGZ obligaba a los funcionarios de su comisaría -oficiales y carabineros- como de otras unidades bajo su dependencia, a favorecer a la empresa de grúas “Cavieres”, cada vez que hubiese que trasladar un vehículo, ya fuese chocado o porque su conductor era detenido. Todos estaban bajo amenaza que de no cumplir la orden, debería pagar “el personal de guardia o de Servicio Telefonista, contraviniendo instrucciones impartidas al respecto por diferentes mandos institucionales”, señala el documento policial. Incluso, comentaron fuentes institucionales, las grúas usaban el estacionamiento de la unidad.

En Carabineros, la contratación de las grúas para los casos mencionados funciona de manera correlativa en una lista que cada comisaría mantiene en la guardia. Si la primera no está disponible, se llama a la segunda y así sucesivamente, volviendo a empezar con el último seleccionado.

No es lo único que acredita el documento al que accedió este pasquín digital. CGZ también usaba a su antojo a personal interno sancionando o favoreciendo discrecionalmente. Por ejemplo, a un cabo de su confianza le otorgó más vacaciones que al resto, hecho que fue minando su autoridad.

Cuerda separada

CGZ es un policía uniformado que pertenece a la meritocracia de la institución. Sucede que comenzó su carrera como “carabinero de calle” y una vez dentro postuló a la escuela de oficiales, hecho poco común. Logró egresar con buenas calificaciones y estuvo destinado en varias unidades dentro del país con buenos resultados. De hecho, para que un teniente coronel asuma una comisaría de una comuna tan populosa debe pasar por la Academia de Ciencias Policiales (Acipol) durante dos años, dedicado sólo a estudiar, hecho que le permitirá -si se porta bien- llegar al alto mando. Uno de los requisitos para aprobar es haber cumplido a cabalidad distintas materias sobre el manejo de personal.

La sanción que le aplicó el coronel Sánchez Medina fue de un día de arresto, hecho grave para el escalón que integra actualmente CGZ. Este último, no contento con el castigo -que no consideró ninguna “circunstancia atenuante”- apeló ante el jefe de la Zona Santiago Este.

En todo caso, la investigación madre, que considera otros hechos e incluye también el uso de grúas y un eventual aprovechamiento de recursos del Estado, sigue su curso de manera paralela.

Extraoficialmente, Carabineros declinó hacer comentarios sobre la sanción a CGZ, indicando que la institución respeta el debido proceso.

En otras fuentes institucionales en cambio, se indicó que es altamente probable que este año el oficial integre este año la “lista de eliminación”.

Lea la resolución completa

Comentarios