Argentina A1

El sábado a eso de las 17 horas, entre el almuerzo y la once que se toma en Chile, entre la parrilla a punto de prender o sólo con las sobras de un merecido asado, gran parte del país, al menos los amantes futboleros, estarán sentados frente al televisor para presenciar si la Roja de Jorge Sampaoli puede vencer a la poderosa Argentina de Lionel Messi en la final de la Copa América y sepultar por fin 99 años de triunfos morales, de celebraciones de terceros lugares.

Más allá de las consideraciones históricas, geográficas o cualquier relleno externo, para el periodista de ADN Juan Cristóbal Guarello hay claves que pasan por lo netamente futbolístico como para derribar al gigante.

“¿Cómo ganarle a Argentina? Hay varios detalles en el funcionamiento albiceleste para tener en cuenta. Primero que nada, el excelente diálogo entre Lionel Messi y Javier Pastore. Uno es todo explosión y vértigo, el otro es todo lucidez y precisión. Hay que cortar ese circuito. Pastore debe ser encimado con mucha aplicación y a Messi no hay que dejarlo arrancar. El astro del Barcelona ha jugado muy retrasado en esta Copa, si se le “ensucia” el arranque, su efectividad decrece. Para ese trabajo, va a ser fundamental la labor de Aránguiz, Díaz y Vidal. Que siempre tenga un obstáculo para el despegue”, escribe el comunicador en una columna publicada en el medio As Chile.

Para Guarello otra de las claves pasa por la izquierda, donde transita  Ángel Di María. “Aquí hay tarea para Mauricio Isla y también Vidal. Será un duelo interesante, porque Di María marcará a Isla cuando suba y ocurrirá lo contrario cuando el zurdo se mande por la banda. Puede ser una de las claves.

También pone acento en el mediocampo, donde suelen definirse estratégicamente los partidos.

“En el medio ocurre algo interesante con Javier Mascherano y Lucas Biglia. Duros, expeditos y pragmáticos, no se complican con la pelota y comenten faltas sin complejos. El duelo Jorge Valdivia- Mascherano va a ser decisivo. El volante chileno va a ser tratado con rudeza y no le darán un centímetro. Aquí va a tener que aguzar su genio al máximo para meter sus asistencias”.

Además de sostener que el “fondo argentino es de una sencillez sorprendente”, Guarello asegura que “hay un par de detalles que le pueden dar dividendos a Chile. El primero es que, cuando Mascherano se sale de su posición, la cobertura Argentina tiende a fallar, generando un espacio frontal hacia el arco de Romero. Dos goles de Paraguay (Haedo Valdés en La Serena y Lucas Barrios en Concepción), llegaron por este error de sincronización. Lo otro es que Argentina, cuando es presionada, se muestra torpe para salir jugando del fondo, cometiendo errores y generando ocasiones de gol en su arco. Si Chile mete pressing constante, cosa que hace, va a complicar mucho”.

“Otro aspecto relevante es que en la Copa América nadie ha salido a atacar a Argentina. Les han entregado el terreno y la pelota. Sampaoli hace todo lo contrario, intenta que su equipo se adueñe del partido y sea el protagonista. Es decir, ambos equipos saldrán a buscar y será un coqueteo permanente con el error, un duelo de detalles. El que pestañea, pierde”.