Mañalich

El ex ministro de Salud durante el gobierno de Piñera, Jaime Mañalich, se metió a opinar la polémica decisión de la Qué Leo de Ñuñoa, en cuanto a sacar todos los libros de Fernando Villegas luego de que en Tolerancia Cero le dijera en la cara a Carmen Gloria Quintana que en el caso Quemados “pasó la vieja no más, el país está en otra”, claro que todo dentro del contexto de que la Concertación dejó mucho que desear en cuanto a llegar a la justicia en materia de Derechos Humanos.

De hecho el propio Villegas aclaró que “en Chile no por gusto mío, el tema de la reconciliación no es lo que fue en su momento, cuando estaba en la agenda de la Concertación, en la discusión pública; hoy son otros los temas de los que se habla: revolución, educación gratis. La palabra reconciliación ni siquiera aparece y eso no lo inventé yo. Pasó la vieja. Pero hay gente que se apresura y cree que yo pienso que es bueno que el tema ya no exista. Y las redes sociales han armado todo un cuenteo y este señor de la librería se subió a la olita”.

Pero bien, hoy el secretario de Estado analizó lo ocurrido y a los posibles beneficios que tendrán las obras de Villegas. En esa línea comentó que “al final, Villegas venderá más libros. Nadie sabe para quién trabaja”.

Para contextualizar, cabe decir que durante el día de ayer la librería Qué Leo de Ñuñoa anunció que devolvería todos los libros de Villegas a su editorial por su opinión política en el caso Quemados.

La reacción del aludido no tardó en llegar: “Me importa un cuete que una librería de barrio no venda mis libros (…) yo no estoy para hacer de loquero de todos los que se sientan ofendidos. ¿Por qué se molestan conmigo cuando la propia Quintana dijo que nadie le da bola? ¿Por qué me acusan a mí? La gente que se ofende debería tener más cuidado para atender lo que se dice”.

El debate también fue abordado por el diputado Gabriel Boric, quien lanzó que “encuentro muy facho dejar de vender libros de una persona por su opinión política”

La Qué Leo finalmente reculó y decidió regresar los libros a la tienda, argumentando que “lo de ayer fue una protesta contra unos dichos que nos parecieron imprudentes. La protesta se acaba ahora. Vuelven los libros de Villegas”.

Gonzalo Maza, dueño del local, también se refirió al hecho en su cuenta de Twitter: “Lo de ayer fue hacer un gesto inútil, simple, que funcionara como protesta. Funcionó para generar debate, pero se fue de madre”.

“Para no pecar de la misma imprudencia que me pareció tan tóxica, los libros vuelven”, agregó.

Cabe decir que el caso Quemados agarró fuerza estos últimos días luego de que el ex conscripto Fernando Guzmán rompiera el pacto de silencio que mantuvo por 29 años y contara todo lo que sabía sobre el hecho que ocurrió el 2 de julio de 1986 y que se trató de una patrulla militar que roció con bencina y luego quemó al fotógrafo Rodrigo Rojas de Negri (murió por esto) y dejó con el 65% del cuerpo quemado a Carmen Gloria Quintana.

El tuit de Mañalich: