Sergio Bustos, Caso Caval

El empresario Sergio Bustos Baquedano, quien destapó el escándalo conocido como el caso Caval a través de una demanda por Ley del Trabajo, fue sometido a proceso en calidad de autor del homicidio del militante del MIR Rolando Angulo Matamala, ocurrido en San Carlos, VIII Región, el 28 de abril de 1974.

Así lo establece el encausamiento dictado por el ministro de Claudio Arias, al que accedió The Clinic Online, donde además se ordena la detención de Bustos y otras 14 personas.

En la resolución, el magistrado estableció que Bustos, al momento de los hechos se desempañaba en el Servicio de Inteligencia Civil (SIC) y gracias a la información que obtenía, permitió que agentes de la DINA secuestraran y asesinaran a Rolando Angulo.

Junto a él fueron también procesados Osvaldo Ortega Echeverría, Mario Romero Godoy (ex fiscal militar), Fernando Gómez Segovia (jefe de la DINA en la VII y VIII regiones), Froilán Aguilera Domínguez, Luis Troncoso Verdugo, Pedro Vergara Mieres, Hugo Villamán Salazar, Patricio Marabolí Orellana, Lincoyán Lagos Tortella, Héctor Soto Hermosilla, Luis Toledo Espinoza, Humberto Olmedo Álvarez, Arturo Alarcón Navarrete y Fanor Aguilera Pizarro.

En tanto, Gómez Segovia, Romero Godoy y Marabolí Orellana, también fueron encausados por el homicidio calificado de otro mirista. Se trata de Bartolomé Salazar, hecho ocurrido en San Carlos el 27 de abril de 1974.

Los anteriores, junto a Alarcón Navarrete, además, enfrentan el mismo cargo por la muerte de Ogán Lagos Marín asesinado el 27 de abril de 1974.

Todos los mencionados serán detenidos en las próximas horas por la Brigada de Derechos Humanos de la PDI, salvo Gómez Segovia quien purga condena en el Penal de Punta Peuco por la desaparición en Parral del militante comunista de Pedro Merino Molina, ocurrida en 1974 a 5 años y un día.

La historia de Bustos Baquedano, ligado también a Patria y Libertad, a la Colonia Dignidad y al SIC, se cruzó con la de Natalia Compagnón, nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, a raíz de la compra de terrenos en Machalí, hecho investigado por la Fiscalía de Rancagua bajo los delitos de cohecho y tráfico de influencias.

Bustos Baquedano saltó a la luz pública, luego que presentara una demanda laboral en el Segundo Juzgado del Trabajo de Santiago aludiendo el no pago de $ 200 millones por las gestiones que realizó en favor de la empresa Caval, de propiedad de Compagnón y su marido e hijo de la Mandataria, Sebastián Dávalos.

Su trabajo, dijo ante el Ministerio Público, consistió en buscar el financiamiento para la compra de los paños en el Banco de Chile, logrando conseguir la reunión con el vicepresidente ejecutivo de la entidad Andrónico Luksic quien aprobó el empréstito por $ 6.500 millones.

Aún cuando Bustos Baquedano perdió la demanda en el tribunal, lo cierto es que destapó una red de especulación inmobiliaria y cruces de relaciones que van desde la UDI, el PS y el mundo empresarial.

Pues bien, el préstamo del Banco de Chile le permitió a Compagnón comprar los terrenos, pagar 500 millones en intereses y venderlos al empresario Hugo Silva por $ 9.500 palos. Eso, previa promesa de que se cambiaría el uso de suelo en Machalí lo que haría subir la plusvalía de la tierra, hecho que por cierto no era real. Esto se terminó confirmando, luego que Silva se querellara por estafa en contra de Compagnón, quien resolvió devolverle mil millones de pesos. Por esta razón, Silva retiró la acción judicial.

Sin embargo, luego que Bustos denunciara el hecho, comenzaron a conocerse una serie de detalles. Entre ellos, que Dávalos había participado junto a su esposa de la reunión con Luksic en momentos en que Bachelet aún no ganaba las elecciones.

A lo anterior se sumó la renuncia de Dávalos que trabajaba en La Moneda como director sociocultural, luego que nunca revelara en su declaración de intereses el negocio de Caval.

Actualmente, el caso ha sumado imputados. No sólo está Compagnón y Dávalos, sino también la ex funcionaria de la municipalidad de Machalí, la arquitecta Cynthia Ross, entre otros. Aún no hay formalizados.

Lea el procesamiento completo