Vía Pijamasurf.com
Virginia Woolf en su casa de veraneo con Maynard Keynes, Angelica Bell, Vanessa Bell y, and Clive Bell (1930s).

Virginia Woolf

Desde niña, la escritora británica Virginia Woolf, uno de los grandes referentes de la literatura universal, sufrió de un trastorno bipolar que se vio empeorado por distintas circunstancias. En 1895, cuando tenía apenas 13 años, muere su madre y 2 años después su media hermana quien había suplido a la madre tras su muerte, lo que provocó lo que se cree el primer episodio depresivo de Woolf.

En 1905 muere su padre, lo que provoca que Woolf tenga una crisis nerviosa que la lleva a ser internada en un psiquiátrico por un breve período. Los episodios depresivos de Woolf también estuvieron influidos, como sugiere su sobrino Quentin Bell, por los abusos que sufrieron Virginia y su hermana Vanessa por parte de sus medios hermanos Gerald y George Duckworth.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial y la destrucción de su casa en Londres durante el bombardeo nazi al Reino Unido conocido como The Blitz probablemente fueron factores decisivos para que el estado mental de Virginia Woolf empeorara hasta el punto del suicidio.

En su última carta, antes de su suicidio, comienza:

Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme.

El 28 de marzo de 1941, Woolf se puso su abrigo, llenó de piedras sus bolsillos, salió de su casa, caminó unas cuadras y se lanzó al río Ouse, donde terminó con su vida. Su cuerpo fue encontrado 20 días después, el 18 de abril.

Sylvia Plath

La vida de Sylvia Plath constantemente estuvo dividida entre su ansia de vivir libremente y el papel que como mujer debía ocupar en la sociedad. Buscaba en sus reflexiones cómo conciliar su papel destinado como esposa y la fuerza interior que la hacía buscar una existencia más acorde a sus inquietudes artísticas.

En 1956 Sylvia contrae matrimonio con el poeta Ted Hughes, en él creía haber encontrado a una pareja muy parecida a ella y su carácter. Tuvo dos hijos con él, cuando ella se vuelve madre se exacerba el conflicto entre su deber maternal y su vocación de artista.

Tras divorciarse de Hughes, el 11 de diciembre de 1963 Sylvia Plath despertó, preparó el desayuno para sus hijos, lo llevó a su cuarto y regresó a la cocina para matarse metiendo la cabeza en el horno. Alguna vez había escrito en su poema “Lady Lazarus”:

Morir

es un arte, como todo.

Yo lo hago excepcionalmente bien.

Tan bien, que parece un infierno.

Tan bien, que parece de veras.

Supongo que cabría hablar de vocación.

Alejandra Pizarnik

El 25 de septiembre de 1972, cuando tenía 36 años, la poeta argentina Alejandra Pizarnik ingirió 50 pastillas de Seconal sódico, era la segunda vez que intentaba matarse con pastillas, la primera ocasión tomó barbitúricos pero a tiempo se le realizó un lavado estomacal.

Toda su vida sufrió depresión a causa de su apariencia física, era asmática y tartamuda, además se consideraba fea, debido a sus problemas de acné, peso y estatura, e inadaptada socialmente. Su poesía es en muchas ocasiones breve y con claras raíces surrealistas.

En sus diarios en muchas ocasiones puede encontrarse su visión lúgubre de la existencia. Inclusive cuentan que Julio Cortázar alguna vez le dijo: “No te quiero así, yo te quiero viva, burra”.

Paul Celan

El poeta rumano Paul Ancel, quien cambiara su apellido a Celan (un anagrama del otro), fue considerado uno de los poetas más importantes de la segunda posguerra, con poemas fundamentales como “Fuga de muerte” que habla sobre Hitler y el nazismo. Los padres de Celan fueron enviados a los campos de concentración y él a un campo de trabajo donde estuvo de 1941 a 1944, cuando fue liberado.

En 1948 Celan se casa con la pintora Gisèle Celan-Lestrange, con la que tuvo dos hijos, uno de ellos, el primogénito (François) fallecido a los pocos años y a quien el poeta le escribiera el poema “Epitafio para François”.

Desde 1962 Celan comienza a sufrir severas depresiones que en ocasiones terminarán en alucinaciones, hasta el grado de intentar matar a su esposa en una ocasión. La muerte de sus padres y su hijo, aunado a la acusación de plagio realizada por viuda del poeta Yvan Goll, hizo que el estado psiquiátrico de Paul se agravara hasta el punto de aceptar hacerse internar en clínicas privadas.

En la noche del 19 de abril de 1970 Paul Celan dejó una biografía del poeta alemán Hölderlin abierta en una página con unos versos subrayados: “a veces el genio se oscurece y se hunde en lo más amargo de su corazón”, después se lanzó al río Sena desde el puente Mirabeau. 10 días después, el 1º de mayo, el cuerpo del poeta rumano fue encontrado río abajo por un pescador.

Sigue leyendo en Pijamsurf.com