siemel

El 18 de agosto pasado llegó a la fiscalía nacional Gonzalo Soffia Contreras, uno de los directores de Siemel, una empresa del grupo Angelini. Eran las 16.45 y lo esperaban para interrogarlo en calidad de imputado. Acompañado de sus abogados Gonzalo Medina y Sebastián Dal Pozzo, Soffia se reservó el derecho a guardar silencio, cuando le informaron que era investigado por el delito de apropiación indebida.

El Ministerio Público buscaba que explicara por qué usó a la empresa consultora Círculo Verde para triangular dineros, presumiblemente destinado a campañas políticas. La sospecha se basa en que Siemel le pagó a Eduardo Montalva, asesor del UDI Iván Moreira. Montalva además será formalizado junto a otras 18 personas el próximo 1 de octubre en el caso Penta.

Círculo Verde es una empresa dedicada a las materias tributarias, donde Soffia concurría constantemente y en calidad de gerente general de Siemel solicitó una serie de boletas a los empleados de la primera, sin que los emisores hubieran realizado trabajo alguno entre 2010 a 2013. El monto total podría superar los $150 millones.-

Hasta ahora hay al menos seis personas que emitieron documentos no sólo en favor de Inversiones Siemel, sino también de Siemel Trading.

Patricia Tapia Clark, asegura que en 2010 trabajaba en Círculo Verde en calidad de consultora contable. Como hecho normal aseguró que Mario Catalán, gerente de la firma, le pidió que emitiera boletas a Inversiones Siemel. Esta última nunca fue cliente de Círculo Verde.

“El vínculo surge a través de Gonzalo Soffia que tenía otras empresas cuya contabilidad si llevaba CírculoVerde como inversiones Conti. Luego, en los meses y años siguientes seguía todo igual. Nos mandaba un correo con los datos y nosotros hacíamos las boletas”, dijo.

Posteriormente una de las empleadas de la consultora -continuó- “nos repartía los cheques, íbamos al BCI de Lyon con Providencia, íbamos juntos a cobrar los cheques con los otros empleados de Círculo Verde que también daban boletas”.

“Luego íbamos al Banco Santander y depositábamos el dinero en la cuenta personal de Soffia. Yo a Gonzalo Soffia no lo conocía. Esto fue igual hasta el año 2013”, declaró la mujer el 21 de agosto pasado quien emitió documentos tributarios por más de $ 13,6 millones.

El vínculo entre Soffia y Catalán se gestó en el grupo Angelini. Sucede que este último trabajó hasta 2005 en Seguros Cruz del Sur, donde Siemel ejercía el control financiero. En 2013 Cruz del Sur fue vendida al grupo Security.

Cruz del Sur también realizó, cuando pertenecía a los Angelini, aportes por $120 millones a la firma Asesorías y Negocios del recaudador Giorgio Martelli y a la empresa Harold’s & Johns Business & Law Limitada, de Harold Correa y Alex Matute.

Los aportes del grupo Angelini a la pre campaña de Bachelet se hicieron también a través de Copec y de Celulosa Arauco.

La Polar

Círculo verde es una empresa conocida. En 2007 sirvió de puente para otra triangulación. Sucede que la firma era asesora de La Polar. En esa línea, el dueño y fundador de CV, Omar Reyes, aparece prestando la cuenta de la empresa para recibir un depósito de Inversiones Alpha, conformada por siete gerentes de la multitienda. En simple, cuando este última vendió las acciones, pagó a CV y esta fue a parar a La Polar para el pago de bonos de los ejecutivos, según Ciper Chile.

Pero Soffia no sólo recibía el dinero en su cuenta corriente. También se lo entregaban contante y sonante. Así lo verifica la contadora de CV Tania Villarroel, quien era la encargada de coordinar la entrega de boletas y la repartición de cheques por orden de Catalán.

“En una ocasión que recuerdo, el dinero se cobró en efectivo y luego se le entregó a Mario Catalán, pues Gonzalo Soffia lo iba a buscar a la oficina y se le iba a entregar en efectivo a él. Esto ocurrió hasta el año 2013. Ignoro por qué no se volvió a hacer en 2014”, testimonió como imputada el 21 de agosto.

Villarroel emitió boletas entre 2010 hasta 2012 por un total de $ 18.778.321. En tanto en 2013, en plena campaña presidencial, giró tres documentos. Uno en marzo y dos en junio por $ 6.163.709.

La mujer proporcionó, además, una cadena de correos con su jefe donde se habla de las boletas a Soffia.

Pues bien, una ex empleada, Sylvana Carreño, reconoció la misma fórmula, al igual que Arcis Barrera y Ulises Godoy. Este último es pareja de Villarroel, no trabaja en CV y en 2013, abril y junio giró $ 5,5 millones a Siemel.

El abogado sospechoso

La fiscalía también indaga al abogado Borislav Papic Ponce, del estudio Portalupi Guzman y Bezanilla. La declaración en calidad de imputado la prestó el 19 de agosto. Básicamente la fiscalía le consultó por la emisión de una boleta de 5 millones emitida a Siemel. Papic dijo que lo retiró en efectivo “por caja y lo gasté en gastos personales”. Aseguró no conocer a Soffia, pero sí a Andrés Lehuedé, gerente general de Siemel, quien declaró en la fiscalía el pasado 29 de julio y y cuyo testimonio fue declarado secreto por 40 días.

No autorizó ni a la revisión de boletas ni al alzamiento del secreto bancario. Su abogado es Waldo Bown, quien trabaja en el estudio de Carlos Balbontín asesor legal del grupo Angelini en el caso Corpesca.

En tanto, este diario intentó obtener una versión de parte de Gonzalo Medina abogado de Soffia, pero se excusó de emitir comentarios. Medina, en el caso Penta patrocina también al ex subsecretario de Minería de la administración Piñera, Pablo Wagner.

Carlos González, representante de Mario Catalán, aseguró que no puede comentar, atendido que su defendido aún no ha prestado declaración en la fiscalía.

En tanto el fiscal nacional resolvió enviar los antecedentes y las declaraciones en calidad de imputados al Servicio de Impuestos Internos, con el fin de que denuncie o querelle a seis personas de CV. Se trata de Nicolas Soto, Ulises Godoy, Silvana Carreño, Tania Villarroel,> Patricia Tapia y Arcis Barrera, quienes ya declararon como imputados en el caso.