La madrugada de este domingo 13 de septiembre, dos oficiales del Ejército, presuntamente ebrios, habrían dañado un memorial en honor de dos detenidos desaparecidos inaugurado el pasado viernes 11 en las cercanías de la Escuela de Caballería blindada del Ejercito en Iquique.

Según informó Bío Bío, el general de la VI División de Ejército, John Griffiths Spielman, alertó a la municipalidad de la ciudad sobre el acto perpetrado, presuntamente, por el teniente Mauricio Pacheco Urrutia, de la 2° Brigada Acorazada “Cazadores”, y el teniente Pablo Henriquez Fernandez del Cenetro de Entrenamiento Acorazado, quienes fueron puestos a disposicion de la justicia.

El monolito, que cuenta con una placa recordatoria, conmemoraba a los ejecutados políticos Jorge Marín y William Milles, desaparecidos en la dictadura de Pinochet.

Según informó la radio, el Ejército, rechazó categóricamente los hechos a través de un comunicado, y anunció que iniciará una investigación interna para determinar responsabilidades.