rajevic YT
Pilar Larroulet Philippi, la historiadora a la que la Contraloría conminó el 29 de julio de 2014, a través de la resolución 57.681, a reintegrar el pago de la beca Chile por “no haber acreditado la obtención del grado académico en el plazo previsto para ello” -tal como ocurrió con Enrique Rajevic, quien quedó sin deuda tras acreditar su titulación-, conversó con The Clinic Online respecto de su caso y el de Rajevic, cuya designación como Contralor fue rechazada por el Senado durante esta tarde.

La profesional aseguró que “es clave tener en cuenta que la beca de Rajevic (Presidente de la República, al alero de Mideplan) es distinta de la mía (Magister nacional, al alero de Conicyt)”. “Hoy todas las becas han sido agrupadas bajo Conicyt para igualar criterios, pero no era así hasta antes de Becas Chile”, planteó.

Larroulet Philippi agregó que “el caso de Rajevic fue visto directamente por el CDE, sin mediar una declaración de incumplimiento por parte de Mideplan. Yo, en cambio, fui declarada en incumplimiento por Conicyt, apelé ante Conicyt, rechazaron la apelación, y apelé entonces a Contraloría, quien también la rechazó. De no haber pagado, mis papeles se habrían ido al CDE, pero eso no pasó”.

Según explica la historiadora, es cierto que incumplió uno de sus compromisos -terminar en el plazo establecido-, “pero creo que la finalidad de la beca es la obtención del grado académico -como argumenté ante Conicyt y luego ante la Contraloría- y que por tanto no hubo mal uso de fondos públicos. Aun cuando a mí no me hayan aceptado el argumento, sigo creyendo que es válido, como se muestra en el caso de Rajevic. Está claro que Conicyt debe ser capaz de presionar y establecer plazos para la obtención del grado. Pero también debería tener la flexibilidad de considerar factores extras que pueden afectar el atraso, más aun cuando se han cumplido las otras condiciones (como tener buen desempeño académico). Entiendo que se aprobó recientemente un decreto de la Contraloría que extiende el plazo a 5 años, que pareciera ser más razonable. Sin embargo no sería retroactivo”.

También planteó que las condiciones de las becas perjudican a las mujeres que desean crecer académicamente y en paralelo, ser madres. “El tema del embarazo, si bien es cierto que Conicyt tiene sus reglas para eso (dan 4 meses de postnatal pagados por la beca, pero debes informar a Conicyt del embarazo), en mi caso no estaba regulado ya que mi primer hijo nació en el periodo ‘de gracia’ de la beca, es decir, cuando ya había dejado de recibir ingresos (recibí hasta febrero de 2010, nació en mayo de ese año). Por tanto, ninguno de mis pre ni post natales fue pagado por la beca. Yo solo solicité que se consideraran en la extensión del plazo para terminar el grado. Aun considerando los pre y post natales legales de mis dos hijos, habría quedado inhabilitada (por un atraso de 6 meses), sin embargo obviamente me sorprendió que se desconociera un derecho básico solo por no haber seguido un protocolo (que, insisto, en mi caso ni siquiera se aplicaba ya que no pedía extensión de la beca)”, adujo.

Larroulet Philippi aseguró que “en mi caso, como el de otras muchas mujeres en situaciones similares, realza la desventaja que tenemos como género en el mundo académico. Los estudios y el período clave de formación académica tiende a coincidir con el período en que formas familia, lo que evidentemente tiene consecuencias principalmente en el desarrollo profesional de la mujer, más aún en un país como Chile donde la co-responsabilidad parental está muy poco incorporada. Por lo mismo, las carreras académicas de las mujeres que tienen familia suelen ser más lentas que las de los hombres, un hecho que el mismo Conicyt ha incorporado en alguno de sus programas”.

La profesional puntualizó que además de las razones médicas, “hay también razones académicas que hacen la rigidez de Conicyt aún más absurda. Por ejemplo, uno de los inhabilitados se atrasó 6 meses en su tesis porque se fue a hacer una pasantía a Alemania sobre el tema. Lo que yo entiendo es que informó a Conicyt, pero éste nunca acusó recibo. Hoy está inhabilitado y no pudo irse a doctorar afuera. Hoy hay más de 400 personas que están en una situación similar, y son casos que probablemente le lleguen a Rajevic de ser Contralor”.