letelier A1

El senador socialista, Juan Pablo Letelier, abordó las diferencias existentes al interior de la Nueva Mayoría en torno a la reforma laboral. Según publica este lunes el diario La Tercera, las presiones de una parte de la DC, comandadas por Andrés Zaldívar, para meter modificaciones como reemplazo interno y extensión de beneficios ha perjudicado el avance de las indicaciones de Gobierno.

En entrevista con La Tercera, el también presidente de la Comisión de Trabajo apuntó a que “no sé qué temas les inquieta. Yo les recordaría que hay un programa de gobierno firmado por los presidentes de partidos. La Cámara de Diputados aprobó el proyecto en el marco de un acuerdo político al interior de la Nueva Mayoría. Hubo un cónclave donde Jorge Pizarro, como presidente de la DC, asumió el compromiso de respaldar lo que proponía el gobierno. Y hubo indicaciones que acordaron el gobierno con los representantes de la Nueva Mayoría de las comisiones de Trabajo y Hacienda, presentadas el 12 de septiembre pasado, en la que participó Andrés Zaldívar.

En cuanto al reemplazo interno, Letelier aclaró derechamente que “eso no es viable. En el cónclave que tuvimos con la Presidenta eso quedó descartado. No hay reemplazo en huelga, ni interno ni externo. Otra cosa es lo que hemos perfeccionado respecto de los derechos de los trabajadores que no están en huelga”.

En esa línea el economista precisó que “no hay reemplazo interno o externo, pero quienes siguen trabajando tienen derecho a hacerlo. Los empleadores no los pueden cambiar de lugar, pero podrán cambiar turno o hacer horas extras, que es propio del contrato de trabajo con su empleador. Pero eso no es reemplazo”.

Sobre la extensión de beneficios de una negociación para todos los trabajadores de una empresa, el senador socialista contestó que “aseguramos la extensión automática del IPC cuando está en la primera respuesta del empleador. Entonces, no veo que debería haber dificultades…a menos que sean objeciones ideológicas y, si es así, estamos en otra discusión.

Ante la pregunta “si el gobierno escuchara al sector más conservador de la DC y alterara esos ejes ¿Cuál sería su posición?”, el ex diputado sostuvo: “¿Usted me dice qué pasará si el gobierno se arrepiente de su proyecto? Eso sería una crisis política de proporciones. Sería no avanzar en lo que la Presidenta ha dicho, que es sacar adelante su programa. Esta reforma laboral es una moderada reforma socialdemócrata. Es decir, es una reforma muy muy muy acotada. Borrar con el codo lo que está en la reforma no es viable. Si uno tuviera que meterse en la ciencia ficción, es evidente que sería un punto de quiebre. El escenario que se genera a partir de ese momento es otro”.