abbottA1

En los planes del nuevo Fiscal Nacional, Jorge Abbott, estaría el traslado del Fiscal de O’Higgins, Luis Toledo, quien está a cargo del caso Caval, al puesto de Director de la Unidad Especializada de Tráfico Ilícito de Drogas. Según la información recopilada por este medio, Abbott trataría este tema hoy miércoles en el Consejo Nacional de Fiscales, a las 09:00 horas, donde además anunciará formalmente a la abogada Francisca Werth Wainer en el cargo de Directora Ejecutiva Nacional del Ministerio Público y al nuevo Director de la Unidad Especializada en Responsabilidad Penal Adolescente y Delitos Violentos, Rolando Melo.

Toledo es quien ha llevado las riendas de la investigación de la compra de terrenos en Machalí, donde está implicada la nuera de la presidenta Bachelet, Natalia Campagnon y el hijo de la mandataria, Sebastián Dávalos. El caso, que involucró también al empresario Andrónico Luksic, dueño del Banco Chile, donde la empresa de Campagnon y Mauricio Valero obtuvieron el préstamo para adquirir los terrenos, busca aclarar si hubo uso de información privilegiada, tráfico de influencias y otras faltas.

Según fuentes de la institución, Abbott tiene una buena opinión de Toledo. Sin embargo, como él mismo lo ha planteado, no ha descartado a ningún fiscal regional para llenar los cupos en su nueva administración. Desde la Fiscalía Nacional advierten que el eventual movimiento no implica sacar a Toledo del caso, pues se espera que ocupe el cargo una vez que ya haya realizado las primeras formalizaciones.

El posible nombramiento de Toledo en dicha Unidad, dejaría vacante el puesto de Rancagua. Lo que no descartaría el posible nombramiento del Fiscal Regional de La Araucanía, Cristián Paredes, quien ya conoce la causa cuando reemplazó a Toledo mientras postulaba al cargo de Fiscal Nacional.

Abogados consultados por este medio y que son intervinientes en Caval no ven con buenos ojos el eventual cambio, pues creen que Toledo ha hecho un buen trabajo y ha demostrado su prolijidad en las indagatorias.

El caso Caval fue uno de los primeros dolores de cabeza que tuvo Abbott cuando fue electo, pues tuvo que explicar su participación en una cita en la casa del senador PPD, Guido Girardi junto al abogado Ciro Colombara, jurista que defiende a uno de los imputados, el síndico Herman Chadwick.

La reunión, en la que participó también el senador PPD Guido Girardi, se había hecho pública por el propio Abbott y el parlamentario. Sin embargo, no se sabía que en ella también había asistido Colombara.