El astro argentino del Barcelona, Lionel Messi, fue protagonista de un altercado con un grupo de compatriotas que se encontraban en el aeropuerto de Tokio tras viajar a apoyar a River Plate al Mundial de Clubes, torneo que los “millonarios” perdieron en la final por 3-0 ante el equipo de la “Pulga”.

El jugador fue increpado, recogen las agencias internacionales, y el foco de la molestia fue el bajo rendimiento que históricamente ha exhibido Messi con la albiceleste.

Messi recibió un escupo cuando pasaba por la zona de control de inmigración.

El jugador habría reaccionado con un golpe. Sus compañeros de equipo, Luis Suárez y Javier Mascherano, habrían salido en su defensa.

De todos modos, el incidente no pasó a mayores, recoge el diario catalán Mundo Deportivo.