Caval A1

Luego de una extensa sesión, la Comisión Caval, que investiga el polémico caso en la Cámara de Diputados, aprobó el informe con las conclusiones finales de la instancia. Finalmente se acordó no mencionar el nombre de la Presidenta Michelle Bachelet en el documento y se apuntó a Natalia Compagnon por un eventual tráfico de influencias.

“Las declaraciones de los involucrados y la forma del otorgamiento del crédito, claramente permite acercarse a la teoría de la configuración de una causal para investigar la existencia de un eventual tráfico de influencias o abuso de poder por parte de Compagnon, lo que se desprendería de las discrepancias entre lo declarado por el matrimonio Compagnon-Dávalos y Andrónico Luksic, situación que debe ser debidamente investigada y resuelta por el Ministerio Público dentro del marco del proceso penal correspondiente”, detalla el documento, según consignó La Tercera.

En esa línea, el informe de la comisión señaló sobre Caval que “más que ser una empresa con un giro y experticia en particular, o con un currículo y experiencia acreditable dado lo variopinto de los negocios y actividades a los que se abocaba, así como las condiciones curriculares y de la idoneidad de los agentes que formaban parte de tal entidad. Era más bien una suerte de empresa de Lobby, cuyo perfil y ventaja comparativa radicada justamente en sus vínculos y conexiones político- públicas que le generaron en muy pocos años ganancias y contratos muy por sobre la media de empresas similares, abocadas a tareas parecidas”.

En relación al controvertido punto de la mención del nombre de la Presidenta Michelle Bachelet como responsable de la permanencia del director administrativo del Palacio, Cistián Riquelme, se detalló que “resulta necesario censurar la permanencia del Sr. Cristián Riquelme Urra en el cargo de la Dirección Administrativa de la Presidencia de la República, habida consideración del nivel de conocimiento que dicho personero pueda haber tenido del nexo del Sr. Juan Díaz Sepúlveda con las actuaciones que son investigadas por la Comisión Investigadora y la ausencia de un reporte a sus autoridades respecto de la realización de la aludida audiencia, situaciones que están revestidas de la mayor gravedad”.

En el texto original se sostenía que era la Mandataria quien no se había pronunciado sobre la permanencia de Riquelme en La Moneda. Fue el diputado Osvaldo Andrade, junto a otros parlamentarios oficialistas, quienes se opusieron a esto y solicitaron reemplazar el nombre de Bachelet, por “Gobierno”. Esto finalmente fue aprobado por los integrantes de la comisión.

“Cabe hacer presente que hasta el día de hoy el Gobierno, no se ha pronunciado acerca de la permanencia del Director de Administración de La Moneda, señor Cristian Riquelme, quien todavía ejerce su cargo pese a lo dicho precedentemente, ni ha instruido procedimiento disciplinario alguno a su respecto”, dice el texto final.

El informe con las conclusiones del trabajo de la comisión investigadora pasará a Sala este martes.